Si no soy tu paz, no te quedes conmigo.

Apriétame el corazon

Apriétame el corazón

El lugar de donde vengo me hace sentir que a nadie le podré pedir toda la atención, ya no la quiero. El lugar de donde vengo sabe que no tiene sentido que yo te pida 24 horas, ni 15, seria mentirte y mentirme. El lugar de donde vengo me ha hecho sentir con otra persona toneladas de miel y de hiel, de horas, de 24 horas, que puedo morirme tranquila con la sensación de haber amado y de haber sido amada. Dichosa de haberme vaciado y vuelto a llenar miles de veces, de crearme y recrearme ante un ser exacto a mi, de exprimir naranjas a su lado, de ser, de ser yo y mi mejor versión, de haber sido el, el trozo que en su día me construyó las entrañas con las que hoy deambulo por las calles de Madrid, atinando a veces con sentimientos que voy recogiendo por aceras y momentos.
El lugar de donde vengo me ha llenado el cajón de provisiones con las que abastecerme si me faltas, por ejemplo, tu.

Si no soy tu paz, no te quedes conmigo.

 Publicado en mi primer blog el 5 agosto, 2009


De “Esa Distancia Inhumana” – Publicado el 25 de Abril de 2016
Dejé atrás a los cualquiera. Mejor sola que con cualquiera acompañada. Lo de cualquierizarnos tiene sentido si da la casualidad que coincidimos haciéndolo. Como si fuera un trato comercial. Como si nos estuviéramos usando el uno al otro para un fin, pero es que yo hace rato que hablo de alma, no de ego y aunque no dependa de mi ni de ti, lo que el uno terminemos siendo para el otro, si notas que no te llego a la suela de los talones, haces muy bien en desaparecer. No me merezco menos (ya me las arreglaré yo para encajar tu ausencia. Eso es cosa mía, lo mismo que es cosa tuya encajar tu las tuyas, porque las tendrás). 

Distancia Inhumana

De mis fotos por New York

Yo contigo haré lo mismo, por eso desaparezco cuando lo hago, por eso no te contesto, porque si para mi eres cualquiera, no voy a dedicarte tiempo, ni atención. Ni siquiera tengo que ser políticamente correcta. No te mereces menos, a no ser que coincidamos, entonces si, entonces el equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *