Empezando algo

Buscando motivos

Buscando motivos

Nos tocaron por billete los asientos contiguos, tu, yo y tu guitarra. Que hermoso futuro toca en los billetes de viaje a veces.

Me apeteciste por tu forma de hablar y de mirarme. Cinco horas de viaje, Asturias-Madrid. Me apeteciste desde aquel deseo que te salió de la mirada. Fue justo en ese momento. No se el kilómetro exacto, ni cuanto llevábamos de conversación o fue una frase en concreto, o esa forma que tenías como de buscar algo dentro de mis ojos, dentro de mi o tal vez, aquel oportuno silencio. No lo se. El caso es que tus ojos y los míos buscaban lo mismo. Encontrarnos.

El mismo sentimiento de amarles a ellos por encima de los demás. Por encima de ti y de mí. Demasiadas coincidencias.

Estaremos juntos,  al unisono. Nos renovaremos el flujo, las ganas, el sexo y los orgasmos. Volveremos juntos a la vida de los sentidos.

Publicado en mi primer blog el 14 noviembre, 2005 (en consecuencia esta es la fecha más próxima a cuando conocí a Luis. Cuya presencia en mi vida hizo el antes y el después de mi vida entera)

Soy de la madrugada, del sexo y la pasión. Si no soy de nadie, soy de donde estoy y de quien duerma conmigo la noche de hoy” (Tontxu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *