Bajo tus costillas

Bajo tus costillas

Bajo tus costillas

A pesar del vértigo arriesgo la vida en cada palabra. Mira como me fluye la sangre por las venas, mi bien, a una velocidad de vértigo, casi pierdo el equilibrio, me tambaleo, agito los brazos y lo vuelvo a recuperar.

Que no hay cadenas que nos sujeten al suelo, no las soportaríamos.

¿Qué importa el cuerpo y los ojos y las manos y la piel si no revisten almas como la tuya?.

Y comprendo que has sembrado bajo tus costillas, las que le hacen de coraza al corazón, tanta capacidad de amar, que te has vuelto invulnerable. Eres un corazón en pleno estado de ebullición.

Eres todo lo que un día soñé.

Publicado en mi primer blog el 4 marzo, 2008

No hay mayor libertad que la de tenerte en frente” C.Chauen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *