Inercia positiva

Presentación

He viajado por algunas partes del mundo, (las demás las tengo en mi lista de deseos pendientes). Trabajé y viví durante 10 años en la ciudad que me hizo saber por un tiempo lo que es vivir el sueño de elegir vivir cómo quieres.

Cuando uno cree en sí mismo y en sus posibilidades el mundo es el hogar perfecto.

Debido a una incorrecta autoestima fui limitando mi campo de maniobra y actualmente me he tenido que venir a vivir a una zona de confort que entre mi madre y yo, hemos habilitado en su casa. Ya he llegado a la conclusión de que se trata de una parada técnica y obligada debido a un problema de calculo y de la lógica de las matemáticas.

inercia.

(Del lat. inertĭa).

1. f. Mec. Propiedad de los cuerpos de no modificar su estado de reposo o movimiento si no es por la acción de una fuerza.

2. f. Rutina, desidia

Fue la inercia negativa, la que me trajo hasta aquí. Una patada bien dada me expulsó del sueño que yo misma convertí en pesadilla. Uno suele tener claro lo que no quiere. Yo ya estoy empezando a tener claro lo que si.

Quiero quererme, respetarme, valorarme, creer en mí, vivir la vida que quiero vivir. Ese riachuelo de palabras , junto con las de “Amor propio” resultan ser las palabras mas hermosas de mi universo.

Se trata de hacer algunas gestiones y volver a cargar la maleta de sueños rumbo cualquier lugar con urbe, Madrid, Barcelona, Nueva York. ¡Piensa en grande!.

Es un paso llamado fuerza interior bruta. Esa que te hace resurgir de entre las cenizas. Vencer los miedos. Creer en ti. Vivir con el miedo pero como aliado y dar los pasos al frente que son necesarios.

Es incomprensible el daño al que podemos llegar a someternos por no gestionar bien nuestra estima, pero la ignorancia de aquel tiempo no me ofrecía opciones.

Escaleras Individuales-Renfe Oviedo

Escaleras Individuales-Renfe Oviedo

Hoy mi vida está al otro lado del miedo, pero no le tengo miedo al miedo, le tengo miedo al auto sabotaje y a mí (a como mal interpreto algunas cosas).

Reprogramación y limpieza de mis virus mentales, este es mi trabajo actual. Lo demás; la vida que quiero vivir. Mi libertad. Mis pasiones. Encontrar mis elementos y de nuevo los motivos vendrán solos… suelen venir por inercia positiva.

Es vital vivir en presente continuo y ahora vivo entre el pasado y en subjuntivo aunque procuro apurar el tiempo que se detiene, invierto tiempo y dinero en mi desarrollo personal, probablemente, la mejor inversión de mi vida hasta ahora.

La vida no espera por mí, se abre paso ella solita. Un chasquido de dedos y de repente tengo 35 primaveras y un cementerio a mis espaldas.

Lo único que tengo que hacer es mover un par de montañas. Esta es la lista de intenciones y a la que hoy pongo fecha. Si algo tengo clarisimo en esta vida es que querer y saber es poder.

Nudo

Tras los nuevos conocimientos adquiridos de desarrollo personal, es para mí ahora evidente,  que una autoestima no debe ser condicionada por factores externos a uno mismo. Que hay que buscar el modo de decirle a tu entramado cerebral y emocional, que hasta ahora estabas equivocado tratándote mal, no queriéndote, no valorándote, faltándote el respeto a ti y al privilegio de estar vivo en tu contexto, buscando tu felicidad o tu paz en cosas externas a ti.

¿Porqué llegamos a tener ese concepto erróneo?

Un día aprendimos a hacerlo. Imitamos a la perfección, lo que probablemente por ignorancia,  alguien provocó en ti desde pequeño. Un padre, una madre o alguien que estaba a tu cuidado te contó o te transmitió una mentira y tú la creíste.

Mi padre era alcohólico y maltratador de “sus” mujeres. Debió ser duro vivir su vida; soportarse a sí mismo, desayunar alcohol. Si alguien le hubiera dicho que yo le miraba esperando su aprobación, si alguien le hubiera hecho entender que esa niña le quería, si el hubiera sabido que yo seguí esperando su aprobación, tal vez me hubiera dado atención… pero ese condicional se quedará dentro de la caja de la que él se llevó la llave hará 5 meses, el día que murió.

Para un niño que aún no tiene claro prácticamente nada, que aún está formando su opinión y autoestima, lo normal es que quien esté a su cargo, le quiera incondicionalmente, que premie sus virtudes y reste valor a sus defectos… de ese modo, el niño crecerá reforzando el auto concepto de si mismo y su estima desde la aceptación y no desde el rechazo… Será un ser provisto de las fichas más que necesarias para salir a la calle a jugar al juego ese del vivir.

Cuando se rompe la cadena de la lógica de recibir un amor incondicional, ese niño, piensa; Si la persona de la que se presupone que estoy a cargo,  no me valora, no me quiere, si no me tiene en cuenta por algo será y das por firme algo que no lo es. Llegas a creerte la gran mentira de tu vida y de repente tienes 35 años y un cementerio de muertos a tus espaldas y vas dando tumbos con ese concepto erróneo de ti misma.

Te conviertes en presa,  en abismo, en un saco sin fondo, insaciable y buscas hasta la desesperación en los demás lo que tú misma eres incapaz de darte. Esa búsqueda nunca se sacia. Es una droga que sólo sube cuando te la metes. Lo demás se convierte en síndrome de abstinencia.

Tendría yo unos 33 años. Fue la primera y única vez que mi padre, con su brazo sobre mis hombros, me apretó contra el y con mirada de soslayo me dijo:

-Nena, ¿tu sabes que te quiero mucho, eh?.
-Con la mejor de mis sonrisas le dije, Si! Claro! (le mentí), yo también te quiero mucho, respondí (en eso no mentí).

Desenlace

Los que nos encontramos desprovistos de esas fichas para jugar la partida debemos actualizar el software y eliminar esos virus mentales que nos hacen desde el inconsciente creer y sentir cosas anti productivas. No darle un valor erróneo a conceptos y en consecuencia a nosotros mismos frente al espejo.

Yo ya se que botón me toca apretar. Cuestión de inercia.

Que hacer conmigo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *