Exprimiendo naranjas

Cuando al sexo lo mueven las entrañas, sabe a gloria. Sentir como esos espacios vacíos que sólo pueden llenarse con la presencia del otro se colman desde la inercia de dos almas deseosas de comunicarse; es tocar el cielo con las manos. Palpar como los poros de mi piel sudan por el ser que es capaz de ver mi grandeza y yo la suya. Tenernos en frente el uno del otro y mirarnos mientras lo hacemos y cabalgarnos empapados de placer.

Así es como debe ser todo el amor que a partir de ahora toques. No hagas como hice yo, este último tiempo, que lo reduje a la mínima expresión quedándome al lado de la persona menos indicada más tiempo del que debí. “Quédate con quien sepa colorearte todos los rincones”. Yo por el momento me quedo contigo que me hablas mientras bombean dos corazones, uno bajo mis costillas y el otro entre mis piernas. Palpitan y se mojan del flujo de la vida que habla por sí sola y me habla de ti y de los que un día también fueron idénticos y de los que lo serán después.

Y ahora, vivo desde donde nunca debí dejar de hacerlo; desde las ganas precisas/preciosas que tengo de comerme la vida. Abrir los ojos significa ver toda la belleza que se ofrece, que se da y regala sólo por el hecho de existir.

Mientras escribo me sujeto a este sentimiento de milagro y fragilidad que nos vincula. Prácticamente todas las personas que me han querido ya no están en mis días. Así que mientras coincidamos y nuestros latidos se mantengan conjuntos disfrutar será lo propio. De la misma manera que lo hice con las personas que ya no están.

Somos almas independientes, nuestras libertades lo seguirán siendo aunque estuviéramos atados el uno al otro con cuerdas por las manos. Cuando uno sabe o aprende lo que es bueno, sería un acto suicida conformarse con menos.

“Es cierto que no sabemos lo que hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos”.

Mejor sola que tan mal acompañada. Esta es mi promesa y la promesa que debemos hacernos a nosotros mismos desde este momento, para no caer donde caímos ayer, para no reducirnos jamás a menos de lo que somos con los futuros que vendrán y con nosotros mismos, que somos los únicos que no se irán.

Cuando acertamos a amarnos como es debido, la predisposición hace más de la mitad del camino entre idénticos y almas afines. Una vez que conoces a una persona maravillosa la vida se entreteje de tal manera que empiezan a sucederse ese tipo de personas. Quererse a uno mismo es saborear la vida como lo haces mientras tocas con la lengua el sabor de tus helados preferidos.

Fíjate sino en lo que has conseguido hasta ahora sólo con tu predisposición. Esencia pura de selva virgen son los sentimientos ahora, mas reales, mas verdad.

Nada dura para siempre, ni tan siquiera la fría lluvia de Noviembre” Guns N’ Roses

¿Y si le damos una patada a todas las lógicas aplastantes y jugamos a durarnos para siempre? El truco está en querernos a nosotros mismos de forma incondicional.  Somos los únicos que no se irán.

Cada uno de nosotros tenemos el poder de exprimir la vida como el que chupa un naranja muerto de sed de dulce. ¿Recuerdas a Leonor Watling mientras chupaba la naranja sobre la cama en la película Son de Mar? Vivir así es como una droga. Lo de antes sólo era un simulacro.

Exprimiendo Naranjas

Exprimiendo Naranjas

A veces me anticipo a un futuro en el que estoy sola como intentando agarrar con alfileres lo que aún puedo (o eso me creo yo, ingenua de mi). No busco la manera de llegarte ni de seguir siendo perfecta para ti dentro de todas las imperfecciones que me sujetan. De las cosas que no dependen de mi, no debo hacerme cargo.

Tengo muchos helados preferidos, uno es el de chocolate y plátano.  ¿Que te gusta chupar a ti?.

4 comments on “Exprimiendo naranjas

  1. Jajajaja
    Me encantas!! <3
    Hay días que se me olvida el porqué estoy aquí, porque antes el sol parecía más brillante por las mañanas y leyéndote creo que me han entrado ganas de volver al coger el toro por los cuernos!

    Como no soy muy de chocolate te diré que me quedo para chupar plátanos con miel! XD

    Un abrazo enorme, preciosa!

    Chu!!

  2. Detallado manual sobre el como querer y como quererse. Ahora queda la parte más difícil: llevarlo a la práctica.
    Me gustan los sabores intensos, profundos, sin maquillar por edulcorantes. Cualquier fruta madura sería perfecta, pero ahora llega el tiempo de las brevas.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *