El placer de leer a los vivos

No sé. No sé de anatomía, ni lo que harán en La Facultad de Medicina al respecto pero haciendo un símil, imagino que sea como ver y entender el tema del latido del corazón desde una cámara capaz de llegar a los conductos que comunican al corazón con las arterias. Ver cómo y a qué velocidad fluye la sangre del vivo, en vivo y en directo y allí mismo, escuchar como bombea toda esa movida y a la vez y unido a todo, el ruido ese que hace la vida por dentro sumado al de los latidos.

Los  L- A- T- I- D- O- S y todo eso en Surround.  Imagino que es algo así lo que quiero escribir/describir. No se. A ver si lo consigo.

La cosa es que me alucina de que manera me siento; cuando leo cosas que me resultan buenas de personas que andan por ahí, vivas y ya lo flipo mas, si además viven por España. A cuatro carreteras de mi. Que el otro día fui a Madrid y me compré un libro de un autor madrileño y fui a la librería en la que el estuvo dos días antes y uno después de que fuera yo.  A ver, a ver , a ver, que ni soy grupi, ni fanática y si soy fan de alguien es de mi, pero me mola agradecer. Esto puedes sentirlo tú con cualquier autor contemporáneo que habite cualquier esquina del mundo. Leer su libro y ponerte en contacto con el por cualquier medio que se ofrezca digital para agradecerle el viaje, o si no puedes llegar a el, como suele ser el caso; hacer que conste. Ahora ya puede constar. Tenemos los medios.

Me refiero al ritual. Eso de palpar con la yema de tus dedos las hojas del libro. Respirarlo. Olerlo, mientras sigue latiendo el corazón de donde salió. Es como doble ración de todo y ya me ha pasado con diferentes autores cosas chulísimas, de una cercanía inusual y que califico de maravillosa. También con autores de blogs. A veces me apetece regalar parte de la inercia que me nace del agradecimiento por el viaje. A veces son palabras, gestos.  Cualquier cosa significativa que sea capaz de construir con mis manos. Mejor dicho, con mi inercia que es parte del regalo (el mío). Como si yo fuera mejor gracias a ellos. Hago lo mismo con mis amigos. La entrega, la sesión de fotos, mis monólogos de risa. Los regalos también son una forma de expresión y comunicación. La última fue esta locución.

http://www.youtube.com/watch?v=kspwyxH70G8

Una de las veces, en la que sentí eso de que la química de mi cuerpo cambió a mejor, fue mientras leía alguno de los pasajes de uno de esos libros de uno de esos autores. Según iban pasando y pasando los capítulos, cada vez aumentaba la calidad de lo que estaba leyendo y el lugar a donde me estaba trasladando el texto. Era una especie de manantial que acababa en cascada de verdades que se salían de entre las páginas una detrás de la otra, así en fila y con acuerdo y lo hacían con esa maestría que sólo los que saben posar de esa manera las palabras son capaces. Así consecutivas, unas detrás de otras; las verdades y las palabras, pero no con un orden no aleatorio, como estoy haciendo yo ahora, sino con el orden que es capaz de levantar olas de 15 metros en tu interior.

Escritor y Fotografo Roy Ralan

Escritor y Fotógrafo Roy Ralan

La cosa es que mientras leía y me encontraba ante la sorpresa de lo bienvenidas que eran las palabras, decido mandarle un whatsApp al autor. Era verano, recuerdo que era un día entre semana y pasaban de las 23:00h. El autor decidió enviarme un audio del sonido de la paz que se percibía en las calles por las que pasaba en ese preciso instante. La paz, en realidad, estaba dentro de él, no sólo en las calles.  Se oían sus pasos, el baile que hacia la ropa al rozársele por la inercia al caminar. Ese ruido de fondo que emite la ciudad mientras respira sin la contaminación de los coches y sus pulmones; los arboles.

Luego recuerdo que subí al Facebook que había sentido así como en HD por primera vez; la modernidad. Tol siglo XXI. El futuro. La tecnología mas avanzada delante de las venas de mis narices. Si. Era la primera vez que sentía el majestuoso poder de lo digital y lo hice con un móvil en una mano y con un libro físico en la otra. La tecnología en su máxima expresión. Los bits y los bytes atravesándome el alma y tuvo que ser un libro, quien lo consiguiera, aunque de no ser por esa tecnología jamás hubiera contactado ni con el autor, ni con el libro.


Y un día, se me morirá Antonio Gala, como se me murió Ángel Gonzalez y me quedaré huérfana de padre. Como si me quedara por primera vez huérfana de padre. Casualmente, no hay autor que no me haya llevado a donde yo necesitaba, al que no le dedique algo, de alguna manera de las muchas que me he inventado o que son posibles. Para que conste. Porque estamos VIVOS. Por que a veces, estamos más vivos a través de ellos. Porque estoy viva. Nada mas que por eso y eso es lo que importa.

 

Somos CulturaSobre invertir en ti, en cultura, libros, talleres, conciertos, arte…

Compra. Participa. Échale leña al fuego. Invierte en emociones y déjame recordarte algo; Dentro de cada autor hay un hilo que puede enhebrar alguna parte de tu alma. Desde ti, hasta ti. A veces te acercan una filosofía que le pone nombre a la tuya. Otras son historias que según como se cuenten te pellizcan el alma. La cosa va de fuego. Si ese fuego se apaga la obra desaparece y no podrá engendrarse el futuro conocimiento. Si lo hace, no llegará hasta ti. Se quedará al alcance de menos almas y en consecuencia el viaje a donde te transportan las palabras, a donde te llevan, a donde te traen. Nosotros en este caso somos la leña. Tu decides a que fuego pertenecer.

2 comments on “El placer de leer a los vivos

  1. Que difícil es, a veces, encontrar las palabras para describir lo que estás sintiendo. Pero conecto y coincido contigo. Y el arte es como el baile o el sexo, cosa de dos. Y que sea tan grande depende tanto del artista como de tu capacidad para apreciar la obra.

    Hay un principio de física cuántica que indica que, en un experimento, la simple existencia del observador modifica el hecho observado. Y así mismo la obra de arte no está completa hasta que los sentimientos del espectador no son modificados con la apreciación de la obra que creó el artista.

    Tienes la gran suerte de poseer el don que te permite conectar y empatizar, apreciar el arte en HD (como tú dices) y debilitar y, hasta en ciertas ocasiones, eliminar el muro de individualidad que nos separa.

    Disfrútalo y gracias por la locución. Tremenda la voz que embellece un texto de tanta calidad. Dos amores por Madrid (el tuyo y el de Roy) que se multiplican. Dos talentos que se unen para regalarnos algo tan sugestivo.

    Un saludo.

    • Entonces, ya somos tres elPakoP. Porque tu también tienes talento. Lo que sucede es que a veces uno no tiene la capacidad de llegar a entender lo que es capaz de hacer sentir a través de como se expresa. Y eso, si que es serendipia.

      Gracias por formar parte y Gracias por formar parte de parte de lo que me construye a mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *