Ser Hombres

En alguna parte de la historia construimos las cadenas y los patrones absurdos que destruyeron la naturalidad de las cosas. Fue la cultura de desnaturalizar las emociones. De embrutecer al hombre. De hecho, hubo una época en la que; que el hombre pegara a “su” mujer, fumara, fuera un borracho, un mujeriego y un putero era “lo correcto”. Era la moda, lo bien visto, lo que marcaba tendencia cultural y socialmente.

Ir a putas, dañar tu salud, pegar a tu mujer; era lo correcto. No mostrarle tu afecto era lo correcto. Engañarla era lo correcto. Que fueras tú la única persona responsable de abastecer a toda tu familia de alimento y casa, que fueras un bruto. Que fueras a la guerra, era lo correcto.

En alguna parte de la lucha por la igualdad se nos olvidó poner en el texto que los hombres también sufrieron en sus carnes llevar un corsé bien sujeto a su cintura. También fueron asfixiados. Oprimidos. Mutilados. Asesinados. Como lo siguen siendo hoy en día.

Esto no es una guerra de a ver quien la tiene más grande. De poner en la balanza muertos y el que más muertos lleve, gana. Esto va de igualdad.

Y la Injusticia y la desigualdad es aquello que sucede en el siguiente porcentaje: 50%. Hay una parte que gana y hay una parte que pierde.

Si hoy queremos hablar de justicia o de igualdad, hazte una suma y hazte el favor de creerte en la posesión de la verdad, sólo si el resultado de esa suma es 100 y ponlo en porcentaje; 100 %. ¿Te has fijado en lo bonito que es ese símbolo %? Representa la igualdad por si sólo.

Maldito el día en el que queriendo acabar una guerra, creamos otra.

La Guerra de los Sexos

Y entonces aparece el término que no quería nombrar. El malogrado y tergiversado término separador.

  • El feminismo es (o se supone que era) la lucha de la igualdad entre hombres y mujeres. Igualdad de derechos para ambos. (El problema es que esa definición ya no es cierta, pues de un tiempo a esta parte el feminismo se ha convertido en una especie de arma arrojadiza contra los hombres, todos, sin excepción). El problema es que en lugares como en España ya no tiene sentido, la llamada 3ª Ola de Feminismo esta dejando en evidencia a las mismas personas que las abanderan por parecerse mucho a la supremacía del Machismo.
  • Machismo es la desigualdad de género
  • Hembrismo es la desigualdad de género (Este término aún no aparece en la RAE)

Liándola Parda

Hay mucha controversia con estos dos términos: Feminismo e Izquierda. En la política mundial ser de izquierdas significa muchísimas cosas y a veces muy distintas. En Cuba, por ejemplo, ser de izquierdas es apoyar al dictador y no ser capitalista. Yo me declaro de izquierdas pero en un sistema económico capitalista, por ejemplo.

Un cubano de a pie vive en la miseria, tiene una mísera casa, una mísera sanidad y cobra por cualquiera de los trabajos que desempeñe unos míseros 10 dólares al mes. Piloto, barrendero, o salva vidas, da igual, cobrarás lo mismo. Lo pagas también con tu libertad (no la tienes).

Las carreras universitarias te serían de utilidad si pudieras escaparte del país con lo que ello conlleva. ¿En serio sigues pensando que la sanidad y la enseñanza es gratis?, ¿te parece poco el precio que están pagando con sus vidas? y la comida cuesta lo que aquí en la zona Gourmet del Corte Ingles y un pantalón cuesta el sueldo de 3 meses (aquí si que esta bien empleada la palabra “cuesta”).

Hablar de papel higiénico, desodorante, pasta de dientes es hablar de artículos de LUJO. Los derechos humanos brillan por su ausencia. Los privilegiados tienen un correo pop3 vigilado por el gobierno. Internet de acceso a pocos y restringido. Si no te lo crees, siento que así sea, pero no me apetece llamarte ignorante, me encantaría que siguieras leyendo a mi lado. Me encanta que estés aquí y que te compartas conmigo.  Lo que quería contar es que para un Cubano ser de izquierdas tiene poco que ver con lo que para un Español es ser de izquierdas. Cada país juega diferentes cartas, aunque en los libros “Ser de Izquierda” ponga lo mismo, en la practica hay muchas diferencias.

¿Te has planteado alguna vez porqué con las definiciones de Derecha o Machismo, no hay ninguna duda? Probablemente porque la unión hace la fuerza y es precisamente por eso, que nos cuesta un triunfo cada pasito al frente que damos.

Ese es nuestro hándicap; Queriendo luchar contra otros, perdemos (nos perdemos) peleando entre nosotr@s. En definitiva;  Dividiendo, restando, haciendo imposible que el porcentaje sume, de una bendita vez; 100.

Suma, no restes. Da, no quites.

A veces, algunas personas y cada vez son más, me reconcilian con el ser humano. La cosa va de Naturalizar nuestras actitudes.

Desnudarnos de esos patrones antinaturales es un buen ejemplo de igualdad que afortunadamente en nuestros días, hemos vuelto a rescatar mejorándolo a versión 3.0.

El reportaje de un documento fotográfico histórico, de hombres que muestran sin obstáculos socio culturales; su afecto, su amistad, su compañerismo a través de las imágenes, viene a darnos hoy una buena lección de lo que intento transmitir.

Pásate por el link , si pinchas en esta imagen verás todas las fotos, que además fueron la fuente de inspiración para que nacieran estas letras.

Me ha costado lo mío elegir de entre todas una sola imagen para dejar en este post. Esta, en la que nadie ha impedido a los dos jóvenes entrelazar sus manos para simplemente mostrar su amistad, me parece un buen vaticinio a la libertad a la que aspiramos tod@s.

Ser hombres

Ser hombres

“Las imágenes no tienen nada que ver con sexualidad sino que más bien con intimidad y cercanía. A partir de la Guerra Civil en los años XX, era muy común entre amigos visitar el estudio fotográfico para tener un retrato como recuerdo de su amor y lealtad. Esta actitud corporal y poses como las de las imagénes eran muy comunes y simplemente reflejaban la cercanía e intensidad de la amistad masculina de aquel entonces. Estas imágenes no causaban revuelo en aquel tiempo”.

A mí me encanta ver como dos amigos se plantan dos besos con la misma naturalidad que nos los plantamos las tías y me encanta ver como se muestran afecto con la misma libertad que lo hacian y hacen el género femenino sólo por tener esa condición. Igualdad también es esto. Tener las mismas libertades. Sentir la misma libertad.

Lo mismo que me parece un adelanto que en reuniones laborales todos nos demos el respectivo y protocolario apretón de manos. Me resulta anti-estético, perdida de tiempo y un tanto extraño que en ese contexto, haya casos en los que se les planta dos besos a la mujer. Ejemplos nimios aparte; Sólo podremos hablar de igualdad el día que las leyes no discriminen a nadie por ninguna de las condiciones que se te ocurran.

Una ley que pregona “la discriminación positiva” ya cojea solo de nombrarla. Resulta que si soy lesbiana o gay y mi pareja me maltrata no me ampara esa ley. Si soy hombre tampoco.

Una ley que “por defecto” y nunca mejor dicho lo de “por defecto”, criminaliza al hombre ¿Qué mierda de ley es esa?

¿Justicia?

Si hasta la estatua que la representa ya te está diciendo que miente.

INJUSTICIA

INJUSTICIA

Una ley que criminaliza al hombre y además convierte a una despechada en heroína, es la muestra de la pestilencia del sistema. Lo mismo que hay leyes que amparan que los bancos que engañan, roban, desahucian y suicidan. Huele a la misma mierda.
Hay mujeres que dan asco, lo mismo que hay hombres que dan asco.

Lo que tengo claro, estando como está el percal, es que si yo fuera tío, si tuviera rabo y corazón, me cuidaría muy mucho de firmar nada lo primero y de tasar las consecuencias de donde la meto, lo segundo.

A veces, siento desprecio por el ser humano, luego recuerdo que hay hombres y mujeres que juegan a la libertad y que no se hacen daño mientras lo hacen.

Ser hombre es una condición física, ser mujer es una condición física, como el color de los ojos, de la piel, de las cejas. ¿Tiene sentido hoy en día, hacer una ley sólo para los que tengan los ojos verdes?

¿Qué tal si hablamos del GÉNERO HUMANO?

A veces, mientras escribo cosas como esta, me siento una abuela.

Juventud, divino tesoro. Quiéranse, respétense, valórense los un@s a los otr@s y háganlo sin ningún género de duda y si por un casual, os asaltaran las dudas, recordar de que género sois; del humano y si por un casual, os ponéis a hacer cuentas, recordar que sólo hay un porcentaje posible de igualdad y es en el que las dos partes ganen.

Articulo Relacionado: Ni Diosas, Ni Lacayos

4 comments on “Ser Hombres

  1. Hola Serena, una de las razones por las que estoy ausente por el blog es porque estoy haciendo un master en estudios de género, la verdad es que se me ha abierto un mundo nuevo, no sabia la comolejidad del asunto y lo interesante que es y todo el debate y perspectivas que exiaten. Estoy deseando compartir todo lo que estoy aprendiendo, me ha encantado tu entrada, abrazos
    Natalia

    • Natalia, si tu estas deseando compartir lo que estas aprendiendo deberías saber que yo, estoy deseando que lo compartas. Es un placer que la casualidad nos haya llevado a encontrarnos, que sigamos aprendiendo y viviendo para contarlo.

      Gracias por pasarte y dejar tu huella.

  2. Este es un tema muy peliagudo y te agradezco enormemente la sinceridad y objetividad con la que lo tratas. Existe una imagen mítica y distorsionada del hombre. La sociedad con su presión hace intolerables ciertos comportamientos para un varón. La sociedad también se inmiscuye en aspectos distintos del género, como el aspecto físico, la riqueza, la relación de los seres humanos con el sexo o con su espiritualidad. Parece mentira que en el siglo XXI existan censuras, para uno mismo y para otros, tan retrógradas.

    Afortunadamente la sociedad no es mas que la suma de individuos, y esperemos que progresivamente cada vez más personas sean capaces de comprender lo que tú y yo ya tenemos interiorizado. Si nosotros fuimos capaces ¿por qué no otros?

    Un fuerte abrazo.

    • Así es, es un tema peliagudo. Como tanto temas en los que en ocasiones, en lugar de personas te encuentras con muros de contención llenos de un cemento compuesto de partículas del pasado e ideas que tienden a la distorsión, la equivocación y la división. Aveces pienso que aunque nos inventáramos otra palabra para darle un lavado al tergiversado significado del feminismo, daría igual. Podría pasarle lo mismo. En eso consiste, en crear una tela enmarañada en la que ya uno no sepa el verdadero significado de las cosas, en perder “la fuerza” que en realidad tiene “la unión”.
      Y ninguna lucha se ganará jamás si no peleamos juntos y con esto me refiero a cualquier lucha que tenga que ver con los derechos humanos. Todas las personas y todos los derechos.

      Gracias por dejar tu huella y tu reflexión. Si parece mentira y si, “Si nosotros fuimos capaces ¿por qué no otros?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *