El miedo es una Putada y no se quita con la edad

Este Jueves mantuve una conversación telefónica de la que no me esperaba el contenido final y del que surgió el vídeo que me apeteció compartir con las partes de mí que hay esparcidas por el infinito, el espacio y el tiempo; contigo y me ha ayudado a comprender más cosas que desconocía del monstruo. El Miedo.

Tendría que buscar para informarme al respecto por si lograra información útil o tendrías que dármela tú, si la tienes. Es probable que también se trate de algún desencadenante químico en el cerebro. No lo sé y me encantaría saberlo.

Antes de esa llamada telefónica, pensaba que las inseguridades tenían fecha de caducidad como sucede con los granos que les salen a algunos en la cara durante la pubertad. Como el miedo a suspender aquellos exámenes que te habían dicho que eran imprescindibles para no salirse de la norma de lo normal. Del camino que te llevaría al mejor de los mundos…escribo yo, repetidora de B.U.P y de C.O.U, al final la media de ambos fue 6,6

Notas de COU

Notas de COU

Recuerdo mientras me regañaban (a destiempo, siempre fue a destiempo), que me comparaban con una de mis primas que sí que lo aprobaba todo y con nota alta. También la recuerdo a ella vomitando en los baños del instituto, con las manos en la tripa e intentando sujetarse a la pared para no perder el equilibrio más de lo que ya lo había perdido mentalmente. Yo la verdad, no. No recuerdo haberlo pasado mal por suspender ningún examen y en eso sí que tengo un máster. Pasaron el tiempo, los exámenes, los cursos y los años. Yo, por mi parte, resolví vida y trabajo, un muy buen trabajo, con el que me auto-abastecí unos cuantos años en Madrid. Mientras ella, trabajaba a duras penas en trabajos de penoso salario y condiciones precarias. Cosas que pasan. No es la nota que sacas en un examen, es la actitud y la aptitud de después.

Ahora soy yo la que anda sujetándose por las paredes para mantener el equilibrio que perdí mentalmente. Ojalá sirviera con vomitar los monstruos que se me enredan a veces por las tripas, justo detrás del ombligo. Cosas que pasan.

Hoy la vida nos puso a las dos en el mismo sitio. Uno que se llama “Paro”, cada una con sus zapatos y en esta ocasión, si que estamos en igualdad de condiciones. Llenas de unos miedos e inseguridades que nos metieron y nos metimos de la mano de la suciedad de con-sumo y con-resto.

Sé que valgo, lo dice mucha gente y me lo dice la experiencia y no ha sido en balde todo lo que he aprendido hasta ahora pero hasta que no sienta y me sienta como me siento cuando mi inercia fluye para bien, aún se me tambalea el equilibrio.

SÓLO HAY UN MODO DE SABER EL RESULTADO DE CÓMO TE HIZO SENTIR UNA EXPERIENCIA Y ES VIVIENDOLA. Si resulta buena, muy buena o mala, es lo de menos, en todos los casos podrás sacar buenos aprendizajes.

No cojas lucha

Hay una frase que es como una muletilla entre cubanos No cojas lucha y si, va a ser que sí. Que ese debe ser el truco.  Cuando le pregunté a sus 103 años, me lo dijo Randa, con toda esa paz y sabiduría que transmitía. Se nos fue la semana pasada a los 105.

“Be water, my friend”

Puedes ser el agua de un río y negarte a fluir con él/en el. Puedes querer no formar parte. Convertirte en charco, en pantano, en barro. (Yo lo he hecho mientras me perdí). Puedes continuar camino y un día formar parte de la inmensidad de un mar no finito. ¿Dónde crees que están y pertenecen todos los que han dejado y dejan huella?

La conversación que mantuve ayer por teléfono me dejó claro algo. Mi desarrollo personal, mis experiencias y yo, deberíamos hacernos aliados. Si te sientes satisfecho contigo mismo y no luchas contra natura estás exactamente en el lugar a los que algunos demás aspiran.  Si no, ve en busca de ese lugar y no pares hasta encontrarlo. Yo estoy donde estoy y llegué a tocar el fondo que toqué por no tener ni idea de lo que ahora hablo.

Estas son algunas de las palabras (algunas de las que recuerdo), de la última consulta que tuve hace apenas unos días con el que hasta ahora es el único psicólogo que me ha aportado cosas buenas;

“No eres tu quien tiene que demostrarte nada a ti misma”. Si te encuentras ante una situación de angustia probablemente sientas sensaciones muy desagradables y si ibas con la presión de querer demostrarte algo a ti misma, llegarás a la conclusión errónea de creer que algo en ti está mal por el hecho de sentir algo negativo que, por otro lado, forma parte de la misma vida.

Da pasos, vive con angustia o/y sin ella y que sean las experiencias las que tengan que demostrarte cosas. Disfrutar de ellas y aunque no, aprender de ellas.

Luego también está el factor suerte, Lucía. Ese también es un factor muy importante mientras las estás viviendo.

Entonces le dije lo que siempre he predicado cuando quise “Que la suerte me pille trabajando”.

2 comments on “El miedo es una Putada y no se quita con la edad

  1. ¡YES YES YES AMIGA LUCIA! El miedo es el gran desconocido pero a la vez conocido por todos. Los miedos son nuestro “propio Club Bilderberg que rigen secretamente nuestras vidas. Lo que más miedo me da es tener miedo y que este controle secretamente nuestra vida. Muchas gracias por compartir esta experiencia de una forma tan cercana, te felicito por el contenido. Ah… ¡ENVIAME ESA MÚSICA PLEASE! Un saludo

    • Ey! Que sorpresa más agradable! Pues si Jorge, si. Es un puto el miedo y no mola nada, nada.
      Es un pasajero no invitado que me esta incordiando a mi mucho últimamente. Mira que he viajao mil veces y he hecho mil cosas y nunca me ha entrao tanto cague como ahora eehh. ¿Será jodío el jodío? ;-P

      La música, como recordarás, forma parte de la BSO de una de mis pelís preferidas “Origen” https://www.youtube.com/watch?v=RxabLA7UQ9k Ahora te paso por email el mp3, es brutal!

      Gracias Compi! SaludossS *.*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *