Eres el dueño de tu entramado

“No hay ser humano que le eche una mano a quien no se quiere dejar ayudar”. (J.Sabina)

De modo que iniciaremos este viaje asumiendo tu poder desde la responsabilidad personal que tienes para contigo y aceptando de una vez, que  la primera persona responsable de tu bien estar interior, eres tu.

El Paraíso no esta en un lugar, tan sólo en tu interior debes buscar

Manantial de Vida AportAmor

Si decides asumir y aceptar esa premisa, has de saber que estás en el camino que te conducirá al mejor de los lugares; tu paz interior. Si no la sientes por ti mismo difícilmente nadie te la procurará, ni una persona, ni un lugar, ni una cosa. Podrías sentirla pero sería de manera efímera. Tus demonios internos y tu ego tomarían el mando tan pronto dieras media vuelta y volverías en cualquier momento a perder el control. Serías un títere y ellos o algo ajeno o externo a ti, movería tus hilos. ¿Quieres eso?.

Estuve ahí y te aseguro (aunque es probable que tu mismo lo sepas) que no es agradable perder el control, el placer, la autosuficiencia, la independencia, el sosiego.

Tú; eres la primera persona encargada y responsable de tu bienestar interno, lo mismo que yo lo soy del mío.

El camino de la aceptación (El Camino del Guerrero)

El de Aceptarte, Quererte, Valorarte es un camino de aprendizaje que sólo tus pies deben caminar. No vale que te lo cuenten. No sirven mis huellas. Mis huellas sólo son validas para mi camino. Vale que lo vivas en el sentido de sentirlo. Busca ayuda y no pares hasta encontrarla. No pares hasta sentir ese equilibrio vital.

Aviso! Lo que viene a continuación puede resultarte muy valioso si te tomas el tiempo desde la honestidad para responderte la preguntas. Tu y tu integridad emocional estan en juego.

Voy a ponerte y proponerte un ejemplo de los míos;

Tienes entre tus manos mil piezas de un puzzle y de ti depende encajarlas, todas, cada una en su hueco, en su espacio y te diré algo más, la satisfacción de ver el puzzle hecho con tus propias manos será capaz de quitarte unas cuentas contracturas musculares.

Tómate tu tiempo, un vaso de agua (si gustas) y ve respondiendo-te:

¿Que cosas hago que me demuestran que no me quiero?

  • ¿Que resultado obtengo al hacerlas?
  • ¿Que me demuestro haciéndolas?
  • ¿Para qué las hago?
  • ¿Para qué sigo haciéndolas?
  • ¿Que cosas hago que me demuestran que me quiero?
  • ¿Que pensamientos tengo, alimento y puedo modificar a mi favor?
  • ¿Porqué no transformar un domingo mirando a la pared, en la pared mas hermosa del mundo porque la están viendo mis ojos o porqué me está resguardando del frío
  • ¿Cuanto hago para SENTIR que me quiero?
  • ¿Soy consciente de que con lo que me alimento puede servir para maltratarme, enfermarme o para todo lo contrario?
  • ¿Cuanto pongo de mi parte para ser consciente del milagro de estar vivo?
  • ¿Tiene sentido hacer o sentir algo donde el primer perjudicado soy yo?
  • Si aun no he aprendido a valorarme: ¿Soy verdaderamente consciente de que cuando comience a aceptarme, quererme y valorarme, jamás volveré a aceptar la entrada en mi vida de personas tóxicas e hirientes para mí?
  • ¿A quien le hago tributo cada vez que no me valoro (a mi padre, a mi madre, a un daño que interpreté que me hicieron o que verdaderamente me hicieron pero al que aún estoy enganchado como si formara parte de mí?, ¿Que estoy esperando a cambio?. ¿El cobro de una deuda?.
  • ¿Para qué aún no me he planteado la posibilidad de dejar de ser la victima de esa/s persona/s por las que espero que ellas o el mundo salden una deuda o me den una aceptación externa que ni siquiera yo, aún, soy capaz de proporcionarme?

Permíteme decirte algo, aunque a las preguntas eres tu y no yo, quien debe dar respuesta, pero me tomaré la licencia de entrometerme en la última y decirte y asegurarte que aunque te pidieran perdón, tampoco te serviría. Llevas tantos tiempo asumiendo el rol de victima, que el dolor tiene para ti mas sentido que todo lo demás. Has aprendido a adherirlo a tu entramado, es el papel que mejor sabes desempeñar, incluso y aquí voy a ser hiriente, estar ahí se ha convertido en tu zona de confort.

Hasta que no abandones el victimismo, ese magnifico papel que has sabido encajar e interpretar a la perfección, seguirás en el abismo. Vagabundeando emociones. Buscando tu estima donde jamás la vas a encontrar,  (sería efímero),en algo externo a ti o en unas manos distintas de las tuyas. Eligiendo el peor camino, las peores compañías.

El victimismo no deja lugar a maniobra ni a movimiento hacia algún lugar que merezca la alegría.

Seguimos con el periplo de auto-preguntas;

  • ¿Para qué me creo que los demás son responsables de mi felicidad?¿Para qué he asumido que ser la victima de todo y de todos sea mi rol?
  • ¿Y si resulta que ser la victima se ha convertido en mi zona de control por aquello de que me he convertido en experto del asunto?
  • ¿Porqué no me he planteado nunca que el verdadero responsable de mi felicidad soy yo?
  • ¿Para qué le exijo a los demás que me den un valor que yo mismo no me proporciono?
  • ¿Que tal si cojo las riendas de mi estima, me olvido de ser la victima que verdaderamente he sido pero que no me aporta beneficio sino todo lo contrario?¿Que tal si dejo de esperar cobrar una deuda que he generado con aquellos que me hicieron daño?
tu entramado

Brave

Si no es bueno para tu alma no lo hagas. 

Ya está. Ya lo sabes. Eres Libre.

Si a sabiendas de saberlo sigues haciéndolo has elegido ser preso y si, es una elección.

Ni tu, ni yo, ni imagino; nadie, puede evitar el dolor que causa un daño (no sólo me refiero al físico como imaginarás a estas alturas y con la dinámica de estas palabras), sino al daño que representa por ejemplo;

  • La muerte de un ser querido.
  • Que personas que quieres te defrauden.
  • Que tu compañero, pareja, amante o amigo te deje.

Toparte de cara con una mentira que jamás hubieras imagino que sería posible.

Ese daño recién nacido es inevitable sentirlo y duele, claro que duele. Escuece y llevará unos días asimilarlo, filtrarlo a través de tu entramado emocional, licuarlo… una especie de luto y de duelo del que poco poder de decisión tendrás, sólo sentir ese dolor y dejar que amaine la tormenta. Sentir ese daño/dolor es un proceso natural. Lo que no es natural y aquí es donde ya si tienes las riendas y el poder de decisión es;  en el de decidir si continuar sufriendo por la interpretación que tu le das a ese daño por más días, mas meses, o incluso años.

El Dolor es inevitable sentirlo, el sufrimiento o el daño de después es optativo. (Esa película nos la montamos nosotros, te la montas tu)

Me encantaría que tomaras conciencia y que entendieras que es bastante probable que has sido victima de ti mismo. Que te han vendido unas motos, un humo y que casi inconscientemente, has dado por valido. Que has dado por hecho y has asumido como verdades precisamente mentiras.

  • Es mentira que eres un ser defectuoso.
  • Es mentira que no eres digno de amor.
  • Es mentira que eres un ser incompleto, o una mitad.

Yo sólo quiero que sepas que esas personas que te hicieron daño por no saber quererte cuando eras un niño es bastante probable que también fueran niños heridos a los que tampoco han sabido querer. Que han vivido asumiendo, probablemente, las mismas mentiras que asumiste tu. Las mismas carencias.

¿Como es posible que mi padre no me prestara la atención que necesité?, ¿que he hecho mal para que no me quisiera como a mi me gustaría que me hubiera querido?

¿Te has puesto alguna vez en su lugar?, ¿Te has metido durante un sólo instante dentro de su dolor?

¿Me permites que te ayude en este proceso? Si es que no, deja de leer, si es que si… estoy encantada de ayudarte en tu camino de reconstrucción.

¿Quieres que te cuente mi secreto?

Busca una foto de cuando esa persona era un niño o una niña, ponte en su lugar. (Y aquí, como en todas las preguntas que te hice plantear arriba, estaría genial que te tomaras tu tiempo, lo necesitas para macerar emociones, para madurar).

Perdonar a alguien no tiene que ver con ese alguien, tiene que ver contigo.

Si me quiero y valoro haré que mi mundo se vuelva menos hostil o al menos; lo parezca y yo seré el primer agraciado en sentirlo, valorarlo,  gozarlo.

Siendo amor lo único que me apetecerá compartir es amor y los demás que hablen un idioma diferente al de mi alma, allá los demás y sus cosas. Yo soy yo y mis circunstancias, ellos son ellos y las suyas. Si coincidimos genial y si no también. La satisfacción de quererme y valorarme se irá conmigo para siempre, lo mismo que mi capacidad de Amar, independiente de los demás y del daño que me puedan causar.

No hay camino para tu Paz, tu Paz es el Camino.

¿Como no voy a perdonar al niño mas guapo de esta foto?. Quererlo, lo he querido siempre.

Esta en cuclillas y lleva una bolsa de caramelos en sus manos que va a repartir con tol grupo. Ese es mi padre. Tuvo la suerte de tener una madre y una abuela que lo quisieron con toda su alma. Mimarle incondicionalmente, como sólo algunas madres y abuelas saben.

Ambos, hemos corrido la misma suerte y hemos cometido el mismo error (el por más tiempo que yo). El de darle más importancia a lo que nos transmitió el que nos tocó de padre. Alguien que nunca supo quererse a si mismo, alcohólico, verdugo de si mismo y de sus mujeres.

Por mi parte me queda decir; que he abandonado el papel de victima dándome cuenta, entre otras cosas, que la victima era el. Consumió su vida entre el delirio de desayunar alcohol y maltratar físicamente a las mujeres que fueron su pareja. Mi abuelo era maltratador de mi abuela y alcocholico.  Ya sabrás a quien rindió tributo durante toda su vida mi padre y de quién esperó una estima y un valor que no recibió jamás.

De ese abuelo y mi padre (aunque les quiero), no me siento orgullosa (sería imposible hacerlo), del padre que no supo o que no puede ser conmigo tampoco, pero del niño, a ese niño le agarro bien fuerte de la mano, le abrazo, le mimo, le hablo y le doy toda el amor, dedicación y valor que su padre no supo darle. A ese niño he aprendido a quererle con toda mi alma, lo mismo que a mí.

Papá

¿Y qué lobo gana?

el-lobo

2 comments on “Eres el dueño de tu entramado

  1. Ser tan valiente como para reconocer las heridas propias que es el primer paso para sanarlas. Ser capaz de mirarse esa parte, que aunque no es la más hermosa, también es parte de nosotros. Ese camino lo has recorrido. Todo ese cuestionario que relatas en el post ya lo has respondido.
    Hay personas, como tu padre, que no son capaces de apreciar la belleza cuando la tienen enfrente, al alcance de la mano. Puedo comprender a ese hombre. A veces la pureza es como el sol, que ciega y daña al que lo observa, si no lo hace con las precauciones necesarias.

    Un fuerte abrazo.

    • El cuestionario que relato en el post es para que lo responda quien lo lea. También sería fructífero para el que quiera, un bastante de Auto análisis de uno mismo, no de los demás. Pero como digo, esa es una decisión que sólo uno mismo debe tomar por si mismo.

      Si mi historia le/te sirve me daré por satisfecha. Lo mismo apunto demasiado alto, pero es al único lugar donde debiéramos apuntar todos.

      Gracias por dejar tus impresiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *