Me amo ipso facto

Echo de menos cosas, personas, situaciones, conectar, (La conexión que se produce por arte de magia entre almas afines), pero me amo ipso facto y ya no se me olvida que de lo que de mi no depende, no debo ocuparme. Y me duelen las ausencias pero las acepto y aveces tengo miedo, como lo tienes tu e inseguridades como cualquier persona y me duele cuando me fallan;

El lugar en el que no estás porque decides no dejar vida, ni huella es un vacío que nos separa irremediablemente.
Ya no me gusta sentirme sola pero agradezco vivir para contarlo. Los hay que se desintegraron entre las nubes, entre el asfalto, entre los infartos de miocardio. El día que me desintegre yo, ya no será necesario que me quieras. Sería demasiado tarde porque el vacío solo se llena con vida y con huellas.

…pero quiero que sepas que me queda la sensación de haber sido feliz, que conseguí de todas, la que menos me pensaba que sería meta; auto-aceptación. La de quererme y valorarme a pesar de mis circunstancias.

No recuerdo haber estado o haberme sentido tan sola, a nivel compañeros de viaje, como en este tiempo. Tampoco recuerdo esta sensación de plenitud pese a lo dicho. Es como si hubiera destronado al ego. Como si ya el no llevara las riendas. Como si me la trajera al pairo cuando le da por darme lecciones de lo que está bien o esta mal.  Antes no lo sabía, ahora ya se de que pié cojea y ya le pueden dar mucho por el culo porque no tengo pensado ofrecerle un bastón.

No se me olvida que lo Tengo Todo y lo que me sobra, pues lo iré soltándolo por el camino como un acto consciente de seguir cuidando de mí.

Reconozco que aún tengo varios complejos con los que trabajarme a mejor. Arreglar aquello que estropeé. Es un deber que tengo para conmigo.

La etapa que  terminé en el único Gym que he encontrado decente en la zona mas próxima a mi pueblo, me ha gustado y eso que no le pillé el rollo todo lo bueno que me hubiera gustado al Gym. ¿Existe tener las endorfinas obstruidas?.

 

Se me sale la sonrisilla sola, sólo de pensar que es muy probable que el Día 40 de Gym (en el caso que me dejen acceder) podré hacerlo en el Gym del hotel de la residencia de estudiantes donde, a partir de mañana, me voy a vivir durante dos meses.

Buen Proceso de Reconstrucción

Naturalizar el modo de amarme. Amarme mas y mejor de lo que ya lo hago, porque ya lo hago. Por que me amo, porque ya no titubeo, ni dudo al decirlo. ME AMO IPSO FACTO y es que hace bastante que he empezado a vivir en y desde la consciencia.

Y aveces lo flipo valorándolo todo, otras valorándome a mi, (al resto del mundo desde siempre lo hice) y otras medio me muero de miedo y de inseguridades que aveces no me dejan casi respirar, pero a esa parte, también la amo. Es probable que mi vulnerabilidad sea parte de mi belleza y de mi fortaleza.

Lo mismo que amo a las estrías que por algunos lados específicos se me han quedado en la piel. Como dejando clara la huella de lo que me ha pasado, de donde he pasado yo cuando aún no sabía quererme. Quedan las marcas, los tatuajes. Los únicos. Los suficientes. Una mujer con retales en su piel, de piel de tigre.

Adoro estar donde estoy. Adoro cada beso que me da mi madre. Me da muchos y me abraza. Me abraza fuerte y yo a ella.  Mientras escribo esto se me van saliendo solas, gotas de la mar salá por los ojos. Esta es la consciencia de la que te hablo.

Desde este amor vivo hace un tiempo y valoro cada segundo y no es necesario moverme del sitio para agradecerle a la vida, a mi madre, a los míos. A los que me quisieron un día y me ayudaron a ser lo que soy hoy. A los que me siguen amando, a los que me siguen amando aunque yo no lo sepa. A los que me amarán pero aún no saben que lo harán porque aún no me han conocido. A todos ellos; Gracias.

Un día no sabrás cómo, (porqué, sí que lo sabrás), de pronto sentirás que te amas y que lloras del gusto sólo por ser consciente de hacerlo y agradecerás estar vivo, más de lo que nunca has acertado a hacer y no sabrás cómo, (porqué, sí que lo sabrás) y comprenderás el milagro y llorarás mientras lo haces y el Amor será lo que sientas en la mirada de los que siempre te han querido y no has sabido entender y no te dará miedo la soledad porque entenderás que es mentira que estas solo, que hay salida, que hay un mundo lleno de miradas transparentes, que estoy yo y los que te quieren y los que te quisieron un día y los que aún no te conocen que te amarán, vaya si lo harán. Y que aunque no estemos ninguno de nosotros, lo mismo que no están los que me amaron a mí, aun así, te los llevarás puestos porque si es Amor construye.
Un día te amarás, no sabrás cómo, (porqué, sí que lo sabrás).
Lo único que tienes que hacer es no darle más cabida al ego. Cuando le destrones ya no habrá voces que bombardeen tu sien. Que te desvelen. No habrá cuentas que rendirle a un pozo sin fondo, porque eso es lo que es el ego, un pozo sin fondo que jamás se saciará, ni sentirá satisfecho. Tu destrucción es su alimento. Destrónale. Si no lo haces, dudo mucho que te permita amar verdaderamente aunque tengas a una diosa o a un Dios delante y Amar, construye, si no construye no es Amor.
Amar es uno de los derechos a los que no deberías renunciar, pero déjame decirte algo, a amar y a amarte a ti mismo se aprende. No me digas cómo, (porqué, sí que lo sé), pero un día sentirás que te amas y llorarás del gusto sólo por ser consciente de hacerlo.

Y se que me amo porque soy consciente de los alimentos que a diferencia de antes ya no permito que lesionen mi cuerpo convirtiéndolo en un saco de kilos que lo único que hacen es daño y me gusta ayudar a las células de mi cuerpo a regenerarse, a reconstruirse y agradecerle a todo ese mundo interior que trabaja por mi a destajo, del que hasta ahora no era consciente. Joder, era una inconsciente. No tenía ni idea del daño que me hacía. Cuando lo entendí me asusté mucho y comprendí que resulté ser yo mi única enemiga. La única. Podría estar muerta y habría sido yo mi propia asesina.

Y si tiemblo o me presionan los miedos pido ayuda y tengo la suerte de que me la conceden seres exactamente igual de maravillosos como los que me merezco, porque hace tiempo que decidí que es tiempo de merecer. De dejar de una vez por todas la fustiga de castigo con la que me azotaba a diario.


Y dentro de la soledad social que viví este tiempo por no encontrar a nadie dispuesto a hablar distinto de lo trivial, un ser despreciable ha intentado romper mi paz. Desestabilizarme. Me ha vomitado encima con palabras bien dignas de un alma pestilente. Quedé prácticamente en estado de shock.

Me he dado cuenta de que tengo una inmensa capacidad de auto-critica y de querer mejorar (en lo que si sea posible y esté a mi alcance). En que si pido ayuda a las personas correctas me la ofrecen, que de lo que no depende de mi, no debo ocuparme y que hay personas con muy malas intenciones y malas, de las que lo único que aprender de ellas es a delimitar una buena distancia de seguridad.

El Camino de Guerrero

Estoy disfrutando de los momentos. Siendo consciente. Amando a mansalva lo que se me pone por delante.

Me quedan unas horas para irme de aquí. Me basta y me sobra con llevarme mi Paz. Mi Paz interior. Deséame suerte. La necesitaré.

He aprendido a ser feliz y sentirme feliz por el hecho de existir. De enfocarme en lo que tengo.


Estos vídeos los grabé de la improvisación y las ganas. Dependo tanto de mis ganas y mi Inercia positiva, me encantan, somos un buen equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *