Claro Oscuro

oscuroUna vez un hombre rico le entregó una canasta con basura a un hombre pobre, el hombre pobre sonrió y corrió con la canasta, la vació, la lavó, la llenó de flores y se la regresó.

El hombre rico se asombró y le preguntó:
¿por qué me ha dado flores, si yo le di basura?

El hombre pobre dijo:
Porque cada uno da lo que tiene en el corazón.


Una rueda perfecta. Como las agujas del reloj que van encaminadas y sin dudar su rumbo.

Al final lo que tiene que pasar, pasa aunque tú no quieras. Enredar la madeja, marear la perdiz, querer intervenir rompiendo el flujo natural de las cosas es un error. No sirve de absolutamente nada.

Las veces que no me dejé guiar por la inercia, el instinto, la intuición, el rumbo natural de las cosas…me equivoqué. A continuación un ejemplo de cuando no:

Un día tomé la decisión de eliminar a alguien importante que había decidido darme una sorpresa, la de su amistad en facebook y un poco en la vida también. Un feedback de ida y vuelta de compartir cosas buenas, de me gusta a publicaciones selectas mías y viceversa, de conversaciones privadas, como si fuéramos iguales, como si miráramos en la misma dirección y remáramos en el mismo barco. Como si fuéramos Bálsamo o caricia o algo bueno y que suma el uno para el otro.

Un día cometí un error y me regañó por ello, se trató de uno de los gestos, muy míos, que suelo tener como una buena costumbre mía que es la de obrar desde mi esencia; por ejemplo, defendiendo a los míos.InstintoAlguien se había apropiado de una de sus obras y no se había ni dignado a poner la autoría, entonces, cometí el error de intervenir para decirle a ese alguien (por privado), que sería un detalle poner el nombre del autor (se trataba de una foto).
Me equivoqué porque siempre es un error pensar que hay que tratar o hacer con los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti. NO.

Como hay que tratar a los demás, en el caso que quieras acertar, es como a los demás les gustaría que les tratasen a ellos.

Y eso no se sabe por telepatía, sólo preguntando o conociendo poco a poco a la persona entenderás que es actuar bien para otro respetando su medio y su forma de interpretar las cosas.

Se molestó bastante y me dijo algo así como, eso si que no, que no vuelva a ocurrir o no lo vuelvas a hacer (esa persona era una amiga suya, tenía un blog y había escrito una entrada cuya foto destacada era la de el. El defendió a su amiga como lo haría una leona por sus crías, como lo haría yo por los míos). Me dijo algo así como, todo lo mío es de ella y puede ponerlo donde quiera y como quiera. Yo le dije, después de disculparme por mi osadía- “claro, no volverá a ocurrir”. En ese mismo instante, por evitar un futurible de los míos, de ser o actuar como lo soy desde mi esencia, por no volver a cagarla otra vez, porque la habría cagado fijo…cuando tiendo puentes con alguien,  mi grado de participación suele ser notable. Entonces por no volver a cagarla y dado que con el ya no me sentía libre para ser yo desde mi esencia; Lo eliminé.

Cuando había algo que yo creía que le podía aportar en positivo lo comentaba con el, seguía teniendo acceso a mensajearnos, pese a que me daba cuenta que era mas el feedback de ida que el de vuelta. Era como un NO. Un los demás si pero tu NO. Había días donde dudaba si había hecho bien en eliminarle de mis amigos. En el fondo seguía teniéndole en cercanía y alegrándome y disfrutando lo mismo de sus creaciones, participando yo en sus cosas, a pesar de su NO “figurado”.

Hoy, un año después de aquello y tras una publicación suya, donde deja claras algunas cosas, entiendo que hice bien en eliminarle, lo hubiera hecho el, al saber que yo no defiendo ni los términos, ni a las mujeres que van en contra de los hombres.

Hoy entendí que no eramos iguales, yo no tacharía a alguien que tuviera una opinión distinta a la mía, ni le invitaría a irse de mi vida si tuviera algo positivo que aportar. ¿Te imaginas que alguien que hace un arte que te hace tocar un poco como el cielo con los dedos, estuviera a favor de los asesinatos de Toros en los ruedos? Yo si, Sabina y sería muy de encefalograma plano por mi parte,  si me pusiera a tapar el sol con un dedo.

Yo elijo sumar. Ni restar, ni tapar.

suma2 Todos, absolutamente todos tenemos nuestras mierdas, nuestras taras, nuestros socavones. Yo no quiero amigos de verano que sólo te quieren o valoran cuando hace sol y huele a mar y a salitre. Yo te quiero y te valoro a pesar de ti, como quise a mi padre, con toda mi alma pese a que estaba enfermo de si mismo y nunca supo quererse.

Tengo la suerte de amar y valorar a las personas a pesar de sus defectos, de su oscuridad, con sus claros o sus azul oscuro casi negro, tal y como son

y voy por la vida imaginándome que tu a mi me valorarás en las mismas condiciones. De no ser así, lo mejor que hemos podido hacer el uno con el otro, es marcar distancia, desocupar un espacio que ocuparán mucho mejor otros, los que miramos en la misma dirección a pesar de que a veces opinemos distinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *