Perder o no perder

El respeto NO hay que ganárselo.

El respeto NO hay que perder -lo.

No debería ser un trofeo al que sólo unos pocos pueden aspirar. Se te da en el momento en el que naces. Al menos yo te lo tengo sólo por el hecho de que existes.
El respeto NO hay que ganárselo como algunos simulacros de coach andan diciendo, haciendo extrañas apologías de vete tu a saber que, ni ellos deben saberlo.
El respeto es inherente a ti y quien no lo quiera asumir evidentemente peca de traición a si mismo, el primero.

Ni puedo ni quiero educarte, eso a estas alturas en tal caso también depende de ti, tampoco puedo proporcionarte algo que ya es tuyo, pero si tu te faltas el respeto o me lo faltas a mi, eres tu quien lo pierde, porque repito, se trata de un regalo que se te dio como se te dieron tus manos y tus pies. Entonces, eres tu quien decide a cada paso ir lo perdiendo por el camino. ¿Cómo? Con tus actos de desprecio por ti mismo y en consecuencia, y probablemente como daño colateral, hacia los demás.

Si tu decides ser un adicto, un ser insultante, faltoso, hiriente y tóxico, tu solito has decidido perder lo que se te ha regalado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *