Porqué no avanzo si tengo pies para caminar

Había algo que me descuadraba por empeñarme en darle oportunidades a lo que ya las había agotado hace tiempo. Madrid es como ese amor al que quieres con toda tu alma pero el a ti ya no.

Ya viví la experiencia, ya fui feliz (y también hubo una etapa, la última en la que no supe serlo), en su útero, 10 años de gestación (8 en Calle Ibiza, 1 al lado de Madrid Río y otro en un sitio horrible a las afueras del mundo que yo llamaba Valdemordork y del que prefiero olvidarme).

Madrid es guapa, buena bondadosa, te da todo lo que quieras si pones de tu parte, de tu alma, tu pasión, porque si ve que no es así te echa, te invita a renovarte, rompe el contrato contigo.

Cada tres meses 2400 euros y cada uno 1200, en un trabajo, con un estatus y en una compañía que amaba pero que no sabía que amaba porque justo coincidió con mi declive en mi época de mierda. En la que dejé que me comieran los sapos, las culebras y las liendres. (Digo sapos, las culebras y las liendres, por omitir los nombres y apellidos para preservar la intimidad de las personas que ayudaron a que me precipitara, me metieron la puñalada primero y empujaron después).

Ellas no son las culpables de todo, sólo de un porcentaje y pequeño, porque si de algo estoy segura es que si yo hubiera tenido la autoestima y el amor propio no hubiera agachado la cabeza. No me hubiera dejado vencer.

Entonces se empezó a destruir el castillo que había edificado y tuve que volver, dar la vuelta, empezar de cero.

Han pasado 4 años y 6 meses y no me he movido del sitio laboralmente hablando. Al menos en el monetario. Estoy haciendo cosas pero de las que aún no estoy recogiendo frutos económicos.

¿Porqué no avanzo si tengo pies para caminar?

“Pies, para qué os quiero si tengo alas para volar-Frida-KahloPorque no siento la necesidad de hacerlo, ni económica, ni emocional, ni vital.

Sólo hay un modo de saber como te irá en un sitio y es a través de la experiencia vivencial (puede sumarse a una técnica con la que a través de la imaginación puedes hacerte una futurible idea). Con esa técnica junto con la vivencial he llegado a la conclusión que en Madrid, estaré o lo que es peor, me sentiré solaEstuve allí la semana pasada y pude llegar a conclusiones con experiencias vivenciales (y algunas otras cosas más), que me ayudaron a decidir.

Avanzar

Cada vez se me esta abriendo más el horizonte a un lugar que está más lejos que Madrid, pero es cálido, tiene mas sol, mas naranjas (y no sólo me refiero a las de comer, también a las de ver…los atardeceres), y las lamparas que me llevaré o que conseguiré para colorearnos la piel.

Un lugar con más arena y mas playa. Ya lo noto, mi entramado emocional está listo para el cambio,  poco a poco, mi inercia positiva va despertando del letargo y si tengo que volver a trabajar para el sistema, lo haré en mi campo y si tengo que ganar menos dinero del que ganaba lo haré sólo con una condición, que del festín también disfrute yo y para sentir ese equilibrio necesito estar dentro de un lugar, cálido, con sol, con una temperatura exterior y del agua del mar asumible a mis gustos. (El mar de Asturias es inaguantablemente frío; hielo recién derretido), como el frío casi todo el año, la humedad, la lluvia que deja estos paisajes admirables, bellos, hermosos y de cine, pero ahí estarán siempre, como Madrid y cualquier lugar al que quieras regresar.

Mi nueva vida, tendrá más calor, más arena y más sol. Mi nueva vida tendrá vistas al mar.

Perro mirando el Mar-AportAmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *