El recuerdo de dos manos que jamás se juntan

Te deseo que duela.
Que me eches de menos.
Que yo no esté.

un-dia-tres-otonios-1

Que creas que yo te amaba
y un día comprendas,
como la patada que despierta del sueño
en la peli Origen, que NO,
que no era cierto, que nunca te amé,

la-idea-de-tu-grandeza-sound

Que fui un producto de tu imaginación.
Que nunca estuve ahí como tu si.
Que ojalá fuera verdad
las veces que parecieron verdad,

decepciones

pero resulta que los ojalás son cosa de dioses
y como conjunto resulta que tu y yo nunca lo fuimos,
aunque hubieras perdido la mano
si la hubieras puesto por apostar por esa verdad,
que resulta que ya no lo es.
Te deseo esa sensación,
la de entender que nunca fuimos dioses,
ni dos.

el-dia-que-fuimos-dos

Ese extraño vacío de asumirlo.

principito-y-la-rosa-1

Y si hablamos de dimensión
también te deseo la misma.
Exactamente el mismo espacio
que ha ocupado en mi alma; tu ausencia.
Exactamente la misma ausencia.

distancia-inhumana
Y te deseo que aparte su mano de la tuya
y que se te quede grabado a fuego ese instante
en el que estuviste a milímetros de distancia de sus manos,
distancia que nunca jamás consiguió corromperse.

Porque “un jamás” existió en ese instante de distancia
en el que vuestras manos apenas llegaron a rozarse
junto con ese gesto de desprecio o de rechazo
que solo tus ojos y tu alma fueron capaces de apreciar

si-no-sanas-la-herida
y que cuando ese recuerdo se te venga,
cuando sin querer se te venga
de nuevo ese instante al pensamiento,
se te caiga alguna lagrima de esas gilipollas
que unen la ausencia que tienes en el alma
con el recuerdo de dos manos que jamás se juntan.

el-recuerdo-de-dos-manos-que-no-se-juntan

Te deseo que todas las soledades
parezcan la misma pero no,
ni de coña, para nada lo son.
Has madurado tanto.
Has crecido tanto por dentro,
que ya no duelen ni la cuarta parte,
y te deseo
que dentro de los trozos de soledad mas hermosa,
la soledad de estar contigo
y amarte a ti mismo con todas tus fuerzas,
sientas las fuerzas para continuar
con tus sueños, tus metas y aspiraciones,
que no dejes de amar jamás,
que no te rindas, por favor, no te rindas.
Sobre todo, ámate hasta la extenuación,
hasta llorar de amor.

la-belleza-de-la-soledad-deseada

Y lo mas importante;
deseo que a ti
si te sirva de algo mi ausencia,
por que a mi.
no me ha servido
para absolutamente nada
que tenga que ver con avanzar
hacia alguna parte que merezca la dicha,
la tuya.

Te voy a ser sincera, en realidad esto me pasó a mi con alguien que me gustaba mogollón. Lo único que hice fue invertir papeles.

  • un-dia-tres-otonios-1
  • la-idea-de-tu-grandeza-sound
  • decepciones
  • el-dia-que-fuimos-dos
  • principito-y-la-rosa-1
  • distancia-inhumana
  • si-no-sanas-la-herida
  • la-belleza-de-la-soledad-deseada
  • el-recuerdo-de-dos-manos-que-no-se-juntan


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *