• soy@aportamor.com

Archivos de la etiquetas Machismo

Mujeres sanguijuelas

Hubo un tiempo en el que España era el país de la libertad. EEUU no.

Después de pasarme por algunos lugares de allí comprendí que era el país de la Estatua, no de la libertad.

Tenías que haberme visto hace unos años. Estaba tan orgullosa de ser española, de ser de aquí. También era propio de mí oírme decir, “para viajar el mundo, para vivir España”. Lo juro, que fue maravilloso, que yo lo viví, que he estado ahí. Que había todos los derechos para todas las personas y si no los había, pues se luchaba para que los hubiera y se conseguían, vaya si se conseguían.

Había como una voluntad general de cuidar a las personas. Era como de ley moral que los que no tuvieran, tuvieran y se veía bien que así fuera. Se velaba por el bien estar de todos, por el bien común. Era como un modo de rendir tributo a los que cayeron antes en condiciones infrahumanas por nosotros, a los que teníamos delante y que venían de allí. A los que pelearon para que nosotros tuvieramos lo que ellos no. Esos abuelos, abuelas, madres, padres, hijos, hijas que sufrieron la guerra, el hambre, la represión, el calvario.

Por algún motivo inexplicable el sueño se volvió pesadilla. Y para muestra mil botones, mil suicidios, mil embargos, mil clausulas abusivas, mil injusticias legales, mil inocentes culpables, mil culpables inocentes.

A continuación me centraré sólo en uno de los botones. Lo llamaré la ley de la desigualdad de género.

Hay una máxima en derecho que dicta ·In Dubio pro Reo·, en caso de duda, ir con el reo. Que esta ley desestima desde su propio nacimiento y manda al carajo la ética y la moral.

En uno de los juicios que presencié de un tema de cohecho, la misma jueza explicó lo que os cuento, Mas valen mil culpables libres, que un inocente “culpable”. (Des-afortunadamente, en ese juicio, el jurado popular hizo caso omiso y la sentencia condenó a un inocente como culpable).

Una discriminación “incomprensible” hecha ley.

Maltrato psicológico, físico, judicial, cultural, emocional, económico… que puede dejar perfectamente al hombre sin posibilidad de maniobra. Una discriminación “incomprensible” de este tiempo y en este espacio llamado España.

Mujeres que se acuestan con sus amantes, mientras le hacen imposible la vida al hombre con el que tuvieron un hijo o más, les susurran “te voy a sacar hasta lo que no tienes”.

Tuve una prima, digo tuve porque por mi parte ya le pueden dar mucho por el culo a algunos vínculos familiares, que era una cerda. Cerda de guarra, de no lavarse ni a si misma, ni a su bebé. De encontrarla por la calle con el carrito y la manta que tapa al bebé to negra por donde la tocaba pa enseñárselo a la gente. Cerda de llevar las uñas negras por dentro, de notarsele la forma de la almohada con tol pelo enredado por donde la coronilla. De tener un loro en casa cuyas plumitas hacían como un zocalito de mierda entre el suelo y la gran jaula y más animales en un suelo de la cocina mas digno de cuadra, que de casa y fumaba, fumaba muchísimo y jugaba a la play. Eso es lo que hacía en todo el día. Su novio y padre de su hija, era minero. Cuando llegaba a casa ni siquiera estaba la comida hecha. La ropa sucia se la llevaba a su madre (de el), para que le ayudara en esa labor. Llegaba a casa y se ponía a atender a los animales (eran gente de monte, de pueblo, de huerta). Podría decirse que el hombre trabajaba a full (tiempo completo). Ella, pues estaba con la bebé en las condiciones mencionadas, en consecuencia, para que ella dijera que era “ama de casa” tendría que lavarse la boca, dado que sería un insulto para el gremio que semejante personaje formara parte de el.

Mi Prima, la cabra

Cuando la conoció ella si se lavaba, no tenía las uñas negras, ni el pelo enredado. Parecía una vagabunda venida a mas. Como reinsertandose en la sociedad. Te lo digo por que yo formé parte de ese proceso. Mientras formé parte, ella se convirtió un poco en mi (la fachada quiero decir). Usaba mi ropa, iba a mi peluquería, se duchaba antes o después de mi. La gente del pueblo no daba credito del cambio a mejor que había sufrido, incluso nos felicitaban a mi madre y a mí, por el trabajo bien hecho. Lo que nadie se iba a imaginar es que las cabras tiran pal monte.

Perfectamente parecía que la vagabunda cultural se había convertido en princesa de pueblo reeducada y dulce, parecía dulce. Ya no insultaba, ni decía tacos cada cinco palabras y olía a Abril de Victorio y Lucchino (Mi perfume preferido en aquella éoca, ahora esta descatalogado). Entonces, en ese proceso apareció el. Un hombre educado, sereno, amable, elocuente, hablador, metafísico, profundo, como sus ojos azules. Se enamoró de ella, de su juventud, de lo graciosa que era cuando le salían ramaladas de pueblerina venida a más.

Yo no sabía, no me podía ni imaginar, lo que en esencia seguía siendo debajo del perfume. Él, menos.

Ella, sin los demás saberlo, estaba en búsqueda y captura de un rehén que a cambio de unos polvos mal o bien echados y unas cuantas mamadas, le resolviera la vida. Una pensión medio vitalicia, una para ella y otra para su hija (hasta que su hija en común trabajara).

Como su hija en común sea como su madre no tendrá pensado trabajar nunca, pensé yo en aquel momento. Y una casa para vivir, to pago (como decimos en mi pueblo).

Tras la fase de enamoramiento y asentamiento de propósitos, nació la bebé y renació la persona que estaba escondida bajo la fachada que cuidadosamente me había encargado yo de reconstruir. Fue dejarla sola un tiempo y la que estaba debajo volvió, bueno, en realidad nunca se había ido.

Después de pasar un par de años, (de los que yo les perdí la pista), el decidió dejarla. Ella fue a comisaría diciendo que la niña estaba llena de ronchas (las pulgas de la suciedad y la mugre que había en la casa), que el padre las pegaba y que era un drogadicto. Delante de mi dijo acompañada de su madre, (con la que se llevaba a matar y motivo por el que mi madre y su tía la acogió en su casa), que se le iba a caer el pelo. Menudas dos. La denuncia terminó en juicio.

Hubo que demostrar lo contrario en un proceso lento, doloroso, tedioso y burocrático.

Dado que sus testigos eran insuficientes para el juez, fueron personas de mi familia a testificar en contra de mi prima. Finalmente tras la intervención de servicios sociales, mas de un año de burocracia y el gasto mental y económico que para el representó toda esta historia, terminaron por darle la custodia de la niña al padre. Te estoy hablando de hará trece o catorce años, cuando creo (si no me equivoco), que la ley que hay ahora de desigualdad de género no existía. De hecho la ley pintaba bien en sus inicios, iba de proteger a la víctima de maltratos en el hogar, sin distinguir según el sexo de la víctima. Y bueno, ni que decir que la palabra “hogar” también sobra, dado que los maltratos pueden darse por ambas partes y mucho antes de llegar “al hogar”. De esto tiene una buena historia que contarte Pamela Valenciano, cuya labor social que está llevando a cabo, es impagable.(Aunque creo que últimamente se fue al lado contario, al de ir en contra de…en lugar de a facor de la igualdad real). En este Monologo Pamela explica como pasó de ser la maltratada a ser ella la maltratadora. No poniendo duda que el maltrato no tiene genero. Que es una enfermedad que se cura con decisiones, curando heridas y elecciones. Siempre estas decidiendo. Si tienes una mala autoestima tus decisiones echarán piedras sobre tu propio tejado.

Saber es Poder y si no sabemos, nos lo inventamos y a veces nos podemos perder.

Gracias a todas las mujeres y hombres que entienden que esto no es cosa de unos, sino de tod@s. Pamela pasó de ser maltratada de un hombre a ser la maltratadora de otro hombre. Ella ha estado en ambos lados.

Lo malo de Pamela es que actualmente, ha cambiado su discurso y ya se ha olvidado que esto es un problema de ambos géneros y se ha ido al lado contrario de la verdad dentro de la industria que ahora hay en contra del hombre.

En esta historia, la que cuento como anécdota y muestra de un botón, mi prima no tuvo nada que demostrar, ni legal, ni social, ni moralmente. Sólo por el hecho de ser mujer ya se le presuponían unos derechos que al padre de la niña, sólo por ser hombre, se le negaban.

Deberíamos replantearnos que el hecho de que sea cierto el maltrato prolongado que se le dio a la mujer durante muchas épocas (hay países donde aún se sigue dando brutalmente) y en el nuestro donde aún sigue habiendo casos de violencia machista real, pero eso no es motivo para que nos tomemos todos los casos (incluidos los de las falsas denuncias), para lograr una revancha y venganza histórica.

Que hay una locución latina que se supone es un principio jurídico que no se está cumpliendo en muchísimos juicios In dubio pro reo (En caso de duda,  ir con el reo).

La que cuento es una historia de cientos, y desfasada en el tiempo por la cantidad de años de los que ya pasaron, pero de cientos, actualmente, apenas la decena tiene final feliz y si lo tiene hay que tener los medios económicos y la entereza emocional para sobre llevar de la mejor manera posible, situaciones que pueden llegar a ser insostenibles para el padre.

Entiendo que alguien que ejerce la prostitución sin reconocerse como tal, es indigna de dicha profesión. Es muy triste que haya mujeres que por abrir las piernas y tener un hijo consideren que es un trabajo por el que tienen que ser pagadas (evidentemente no trato de quitarle los derechos al niño, esos son suyos, pero no sólo el económico es un derecho para el niño. Cuidado).

Ser Puta (Otro vendrá que bueno te hará)

Es la profesión mas vieja del mundo. Es un medio que se utiliza como opción para conseguir dinero a base de un trabajo tan digno como cualquier otro. Evidentemente estoy tratando el tema basándome en mujeres libres que han elegido libremente esa profesión.

Las putas, entendidas nunca como un insulto por mi parte, sino como una profesión llamada prostitución que algunas mujeres si eligen libremente (a esas me refiero) para ganarse un sueldo, que en mi opinión, no tiene absolutamente nada de indigno. Indigno es mentir, que es exactamente lo que hacen las mujeres garrapata de las que hablo. Mentir para su beneficio de vivir a costa de los demás.

Estas mujeres se inventan una mujer que no son para encandilar a un hombre al que le han enseñado que el amor es eso que se hace cuando no estas con una puta, o sea, pagando.

No me imagino a una puta siendo una mujer sanguijuela. De hecho, sólo el hecho de tener profesión remunerada y digna, ya las diferencia a kilómetros luz de esas mujeres de dudosa moralidad que trafican con sus hijos.

Las putas insistimos

Las putas insistimos

Competencia desleal

Las mujeres sanguijuela se disfrazan de mujeres que no son. Un año es mas que suficiente para convertirse en viudas negras para devorar las cabezas de sus rehenes en el instante en el que mas vulnerables son; en el que están teniendo un orgasmo.

Viudas Negras

Viudas Negras

Utilizar a ese hijo o más, como arma arrojadiza y todo, apoyado por una ley injusta y claramente discriminatoria (vejatoria) para todos los hombres que SI son inocentes pero que la sufren por el hecho de ser hombre, es ruin, triste, denigrante y es exactamente lo contrario que se pretendía para erradicar la discriminación REAL que sufrió y siguen sufriendo muchas mujeres a día de hoy, que si han sido amas de casa y han dedicado su vida y amor al hombre equivocado con la cultura opuesta a la de no atentar en contra de los derechos humanos.

¿Justicia?. Si hasta la estatua que la representa ya te está diciendo que miente.

INJUSTICIA

INJUSTICIA

He asistido día tras día como oyente a un juicio del que me sabía hasta los silencios. Las comas y los puntos sobre la mesa, todo. De Pe a Pa en la que no había una sola prueba fehaciente de lo que se le acusó al que terminó siendo culpable. Todo basado en conjeturas y pese a que se pagó un recurso que valió 2500 euros del que todos los abogados nos aseguraron que era imposible que volviera a salir culpable, mas los 4000 euros previos por todo el papeleo legal que se tuvo que hacer, mas honorarios varios de abogados, resultó ser culpable con pena de cárcel y una multa de 19.000 euros que está pagando junto con mas cosas, en incómodos plazos de 200 euros al mes. No doy datos porque esto es algo privado de alguien que no quiere que se publique, pero dado que no lo conoces ni te imaginas quien es, entiendo que sobreguardo bien su privacidad. Lo mismo que la de mi prima. Así que como española ya nadie me puede debatir que lo de la justicia en este país es una autentica pantomima, pero bueno, no hay que irse muy lejos para comprobar que una señora de 83 años que firmó una preferentes en Caja Madrid (Bankia), resulta según un juez, si que sabía lo que hacía (Culpable) y en consecuencia es muy legal que los ahorros de toda una vida sean depositados en una cuenta que nunca jamás llevará su nombre. Muy legal todo, como la conciencia de los que lo tramaron y que a diferencia de las putas su trabajo si que es indigno.

*(Este articulo se hizo hace un año aprox. en honor a la verdad y afortunadamente alguien preocupado por la excelencia, hoy en fecha 30 de Enero del 2016, me ha comentado que afortunadamente; “El Juzgado de Primera Instancia número 8 de Castellón ha declarado «nula por error en el consentimiento», El juez insiste en que la entidad «no reflejó la realidad en sus cuentas anuales de 2011». «Si la situación real hubiese sido conocida por el actor a buen seguro no hubiese suscrito las acciones que adquirió», prosigue la sentencia. Os dejo el link de esa noticia. Lo malo es los demasiados años en los que los afectados tuvieron que sufrir lo suyo, cuando la ley debería haberlos acompañado desde el minuto uno de la estafa )

Siguiendo con ese tema, en su momento y sin embargo, esa misma justicia falla a favor, (y nunca mejor dicho lo de falla) y desde el minuto uno, de la Infanta Cristina, ella si que no sabía lo que hacia (Inocente). Si fuera culpable sería nada más que por hacer mal una declaración de hacienda que no hizo ni ella. (Millones robados e invertidos en placeres, mansiones, casas y lujos, y todo es legal)

Una ley apoyada en unas bases y unas ganas de justicia moral y social (cara a la galería) que en la mayoría de las ocasiones poco o nada tiene que ver con el hombre al que acusan y del que la mujer quiere aprovecharse para vivir a su costa y la de sus hijos; cojea por si sola y abanderada por mujeres garrapata, donde la victima real es el hombre, no la mujer, se debería derogar o hacer una para todos los géneros, excepto los mentirosos.

Defensa para Hombres Maltratados por Ley

Si yo hubiera nacido hombre (y me hubiera sentido hombre), estaría escribiendo comentarios como los de Javier y Sergio en el Facebook de Javier, donde vi la noticia que me animó a escribir esta entrada. He nacido mujer, (me siento mujer) y los sobrescribo.

injusticia genero masculino

injusticia genero masculino

“Nadie habla de los 30 hombres que murieron a manos de sus mujeres” (2010)

http://circuloatenea.com/2016/01/29/hombres-victimas-de-la-violencia-femenina-en-2015/

SUMAN 69 + 85 EN ÁMBITO INTRAFAMILIAR (47 homicidios en grado de tentativa “38 xVD”) = 154 VIOLENCIAS de mujeres sin resultado de muerte

+ 36 con resultado mortal = 190 en el 2015 conocidas por prensa.

Puedes tener oídos y no escuchar, voz y no hablar, ojos y no ver, pero alma, no creo que tengas alma si dejas a tu paso huellas de error (y de horror). Crimilización del Amor.

“Esta ley que es una estrategia política, otorga el privilegio de ser malvadas, el privilegio de poner denuncias falsas, el privilegio del odio, todos los privilegios del odio están asociados a esta ley”.
“Maltrato al hombre por el hecho de serlo”
https://www.facebook.com/MereceSaberlo/posts/862796443838354

Gritando no se entiende la gente

La guerra de los sexos y de los sesos.

Últimamente no me gusta declararme “en contra de”. Aprendí que no me hace bien querer cambiar la opinión de nadie por muy legitima que sea mi verdad (todas lo son en cierta medida o ninguna lo es, quien sabe), pero hoy me apetece mucho declararme en Contra de “La guerra de los Sexos”.

Eso del Séxodo y de “ahora pa que os fastidies vamos a hacer huelga de pollas caídas”, pues que queréis que os diga, me parece una soberana estupidez. Imagino que igual de soberana y de estupidez os parecerá a vosotros que todas nosotras, esas que optamos por la libertad y la igualdad verdadera del único genero al que pertenecemos tu, yo, todas y todos; al humano, pues que nos de por hacer una huelga de brazos cruzados y jurar no volver a abrazaros hasta que los sapos bailen flamenco.

CUANDO LOS SAPOS BAILEN FLAMENCO

CUANDO LOS SAPOS BAILEN FLAMENCO

Ejemplo práctico:

Yo tengo la piel marrón oscura, nací en Nigeria y tengo el pelo como que a lo afro. Tú tienes la piel clara, naciste en España y llevas el pelo como que a lo rapado. Crees que los que tenemos la piel marrón oscura somos malos porque un día matamos a uno de piel clara, que vivía en España y que llevaba el pelo como rapado y qué coño! porque te da miedo lo diferente y claro, ante una diferencia tan obvia como lo es el color de la piel, pues no hay lugar a dudas, la verdad.

Entonces llegas a la conclusión de que el color de tu piel mola más que el mío, (cosas de la pigmentación Vip) y que los que tenemos el color de la piel marrón oscura y que nacimos en Nigeria, no merecemos tener los mismos derechos que tu, (eso me pasa por haber nacido en Nigeria, si es que sólo se me ocurre a mí, nacer ahí ¿en qué estaría pensando yo ese día? De haberlo sabido, hubiera comprado un billete de esos que sin hacer trasbordo ni nada, tu te montas y ya el tren te apea solo en La Estación España, Andén Madrid). Hay tantas cosas que podía haber hecho de haberlas sabido, pero bueno, eso te lo contaré en otra ocasión… Retomo. Que se me va el santo al cielo.

El caso es que tú crees que todo sería mejor si nosotros, los de la piel marrón oscura no existiéramos, pero como esa ley de la naturaleza se ha puesto en contra tuya y de tus ideales, pues nacemos aunque tu no quieras y has jurado que si me ves, la solución a tus problemas es mi exterminio.

Entonces, de repente, así como que sin venir a cuento, unos cuantos más que viven en España y que tienen el pelo largo y también los que tienen el pelo corto, hacen como una quedada y apoyan a unos gobernantes que presumían de modernos, digo que presumían, por que no creo que tuvieran mucha idea de lo que hacían; una ley que consiste en que “tu tengas derecho a quitarme mis derechos” y entonces yo me enfado mogollón por esa mega injusticia y llego a la conclusión que todas las personas que nacieron en España y que tienen el pelo largo y también las que tienen el pelo corto “quieren quitarme mis derechos” y entonces comprendo que he encontrado el punto de encuentro. Coincidido en pensar que la mejor de las opciones es tu exterminio.

Gritando no se entiende la gente

Gritando no se entiende la gente

Feminacis / Machinacis / Femimachis váyanse ustedes a la mierda.

Una ley que criminaliza al hombre y además convierte a una despechada en heroína es la muestra de la pestilencia del sistema. Lo mismo que hay leyes que amparan a los bancos que engañan, roban, desahucian y suicidan. Huele a la misma mierda.

Hay mujeres que dan asco, lo mismo que hay hombres que dan asco. Lo que tengo claro es que si yo fuera tío, si yo tuviera rabo y corazón me cuidaría muy mucho de firmar NADA, lo primero y de saber donde la meto, lo segundo.

A veces siento desprecio por el ser humano, luego recuerdo que hay hombres y mujeres que juegan a la libertad y que no se hacen daño mientras lo hacen.

Yo ya te aviso…

…Si me encuentro a uno de Los Hombres Buenos haciendo una huelga de polla caída por vuestra culpa, renuncio, abdico, dimito, que paso, que si ahora resulta que hay que generalizar y meternos a todas en el mismo saco pues entonces “Ser Mujer” ya no me representa.

Me pido ser uno de los sapos que bailan flamenco. La cosa es poder abrazar a mi sexo deseado y que no sienta miedo mientras lo hago.

Ser hombres

Ser Hombres

En alguna parte de la historia construimos las cadenas y los patrones absurdos que destruyeron la naturalidad de las cosas. Fue la cultura de desnaturalizar las emociones. De embrutecer al hombre. De hecho, hubo una época en la que; que el hombre pegara a “su” mujer, fumara, fuera un borracho, un mujeriego y un putero era “lo correcto”. Era la moda, lo bien visto, lo que marcaba tendencia cultural y socialmente.

Ir a putas, dañar tu salud, pegar a tu mujer; era lo correcto. No mostrarle tu afecto era lo correcto. Engañarla era lo correcto. Que fueras tú la única persona responsable de abastecer a toda tu familia de alimento y casa, que fueras un bruto. Que fueras a la guerra, era lo correcto.

En alguna parte de la lucha por la igualdad se nos olvidó poner en el texto que los hombres también sufrieron en sus carnes llevar un corsé bien sujeto a su cintura. También fueron asfixiados. Oprimidos. Mutilados. Asesinados. Como lo siguen siendo hoy en día.

Esto no es una guerra de a ver quien la tiene más grande. De poner en la balanza muertos y el que más muertos lleve, gana. Esto va de igualdad.

Y la Injusticia y la desigualdad es aquello que sucede en el siguiente porcentaje: 50%. Hay una parte que gana y hay una parte que pierde.

Si hoy queremos hablar de justicia o de igualdad, hazte una suma y hazte el favor de creerte en la posesión de la verdad, sólo si el resultado de esa suma es 100 y ponlo en porcentaje; 100 %. ¿Te has fijado en lo bonito que es ese símbolo %? Representa la igualdad por si sólo.

Maldito el día en el que queriendo acabar una guerra, creamos otra.

La Guerra de los Sexos

Y entonces aparece el término que no quería nombrar. El malogrado y tergiversado término separador.

  • El feminismo es (o se supone que era) la lucha de la igualdad entre hombres y mujeres. Igualdad de derechos para ambos. (El problema es que esa definición ya no es cierta, pues de un tiempo a esta parte el feminismo se ha convertido en una especie de arma arrojadiza contra los hombres, todos, sin excepción). El problema es que en lugares como en España ya no tiene sentido, la llamada 3ª Ola de Feminismo esta dejando en evidencia a las mismas personas que las abanderan por parecerse mucho a la supremacía del Machismo.
  • Machismo es la desigualdad de género
  • Hembrismo es la desigualdad de género (Este término aún no aparece en la RAE)

https://youtube.com/watch?v=j8UFRIM_bvY

Liándola Parda

Hay mucha controversia con estos dos términos: Feminismo e Izquierda. En la política mundial ser de izquierdas significa muchísimas cosas y a veces muy distintas. En Cuba, por ejemplo, ser de izquierdas es apoyar al dictador y no ser capitalista. Yo me declaro de izquierdas pero en un sistema económico capitalista, por ejemplo.

Un cubano de a pie vive en la miseria, tiene una mísera casa, una mísera sanidad y cobra por cualquiera de los trabajos que desempeñe unos míseros 10 dólares al mes. Piloto, barrendero, o salva vidas, da igual, cobrarás lo mismo. Lo pagas también con tu libertad (no la tienes).

Las carreras universitarias te serían de utilidad si pudieras escaparte del país con lo que ello conlleva. ¿En serio sigues pensando que la sanidad y la enseñanza es gratis?, ¿te parece poco el precio que están pagando con sus vidas? y la comida cuesta lo que aquí en la zona Gourmet del Corte Ingles y un pantalón cuesta el sueldo de 3 meses (aquí si que esta bien empleada la palabra “cuesta”).

Hablar de papel higiénico, desodorante, pasta de dientes es hablar de artículos de LUJO. Los derechos humanos brillan por su ausencia. Los privilegiados tienen un correo pop3 vigilado por el gobierno. Internet de acceso a pocos y restringido. Si no te lo crees, siento que así sea, pero no me apetece llamarte ignorante, me encantaría que siguieras leyendo a mi lado. Me encanta que estés aquí y que te compartas conmigo.  Lo que quería contar es que para un Cubano ser de izquierdas tiene poco que ver con lo que para un Español es ser de izquierdas. Cada país juega diferentes cartas, aunque en los libros “Ser de Izquierda” ponga lo mismo, en la practica hay muchas diferencias.

¿Te has planteado alguna vez porqué con las definiciones de Derecha o Machismo, no hay ninguna duda? Probablemente porque la unión hace la fuerza y es precisamente por eso, que nos cuesta un triunfo cada pasito al frente que damos.

Ese es nuestro hándicap; Queriendo luchar contra otros, perdemos (nos perdemos) peleando entre nosotr@s. En definitiva;  Dividiendo, restando, haciendo imposible que el porcentaje sume, de una bendita vez; 100.

Suma, no restes. Da, no quites.

A veces, algunas personas y cada vez son más, me reconcilian con el ser humano. La cosa va de Naturalizar nuestras actitudes.

Desnudarnos de esos patrones antinaturales es un buen ejemplo de igualdad que afortunadamente en nuestros días, hemos vuelto a rescatar mejorándolo a versión 3.0.

El reportaje de un documento fotográfico histórico, de hombres que muestran sin obstáculos socio culturales; su afecto, su amistad, su compañerismo a través de las imágenes, viene a darnos hoy una buena lección de lo que intento transmitir.

Pásate por el link , si pinchas en esta imagen verás todas las fotos, que además fueron la fuente de inspiración para que nacieran estas letras.

Me ha costado lo mío elegir de entre todas una sola imagen para dejar en este post. Esta, en la que nadie ha impedido a los dos jóvenes entrelazar sus manos para simplemente mostrar su amistad, me parece un buen vaticinio a la libertad a la que aspiramos tod@s.

Ser hombres

Ser hombres

“Las imágenes no tienen nada que ver con sexualidad sino que más bien con intimidad y cercanía. A partir de la Guerra Civil en los años XX, era muy común entre amigos visitar el estudio fotográfico para tener un retrato como recuerdo de su amor y lealtad. Esta actitud corporal y poses como las de las imagénes eran muy comunes y simplemente reflejaban la cercanía e intensidad de la amistad masculina de aquel entonces. Estas imágenes no causaban revuelo en aquel tiempo”.

A mí me encanta ver como dos amigos se plantan dos besos con la misma naturalidad que nos los plantamos las tías y me encanta ver como se muestran afecto con la misma libertad que lo hacian y hacen el género femenino sólo por tener esa condición. Igualdad también es esto. Tener las mismas libertades. Sentir la misma libertad.

Lo mismo que me parece un adelanto que en reuniones laborales todos nos demos el respectivo y protocolario apretón de manos. Me resulta anti-estético, perdida de tiempo y un tanto extraño que en ese contexto, haya casos en los que se les planta dos besos a la mujer. Ejemplos nimios aparte; Sólo podremos hablar de igualdad el día que las leyes no discriminen a nadie por ninguna de las condiciones que se te ocurran.

Una ley que pregona “la discriminación positiva” ya cojea solo de nombrarla. Resulta que si soy lesbiana o gay y mi pareja me maltrata no me ampara esa ley. Si soy hombre tampoco.

Una ley que “por defecto” y nunca mejor dicho lo de “por defecto”, criminaliza al hombre ¿Qué mierda de ley es esa?

¿Justicia?

Si hasta la estatua que la representa ya te está diciendo que miente.

INJUSTICIA

INJUSTICIA

Una ley que criminaliza al hombre y además convierte a una despechada en heroína, es la muestra de la pestilencia del sistema. Lo mismo que hay leyes que amparan que los bancos que engañan, roban, desahucian y suicidan. Huele a la misma mierda.
Hay mujeres que dan asco, lo mismo que hay hombres que dan asco.

Lo que tengo claro, estando como está el percal, es que si yo fuera tío, si tuviera rabo y corazón, me cuidaría muy mucho de firmar nada lo primero y de tasar las consecuencias de donde la meto, lo segundo.

A veces, siento desprecio por el ser humano, luego recuerdo que hay hombres y mujeres que juegan a la libertad y que no se hacen daño mientras lo hacen.

Ser hombre es una condición física, ser mujer es una condición física, como el color de los ojos, de la piel, de las cejas. ¿Tiene sentido hoy en día, hacer una ley sólo para los que tengan los ojos verdes?

¿Qué tal si hablamos del GÉNERO HUMANO?

A veces, mientras escribo cosas como esta, me siento una abuela.

Juventud, divino tesoro. Quiéranse, respétense, valórense los un@s a los otr@s y háganlo sin ningún género de duda y si por un casual, os asaltaran las dudas, recordar de que género sois; del humano y si por un casual, os ponéis a hacer cuentas, recordar que sólo hay un porcentaje posible de igualdad y es en el que las dos partes ganen.

Articulo Relacionado: Ni Diosas, Ni Lacayos