Abre los ojos

Abre los ojos

La cuestión es la siguiente; creo que difícilmente alguien que no se quiere a si mismo quiere que le quieran. La vergüenza y el desprecio por sí lo inunda todo y ese desprecio es tan evidente que difícilmente va a ir por el mundo queriendo que le quieran.