• soy@aportamor.com

Archivos de la etiquetas Si Te Amas Te Amarán

Balance, Paige Bradley

Te Amo Condicionalmente

Balance, Paige BradleyTe amo

cuando decides amarte sin condiciones,

saltarte las barreras que un día construiste pensando que te iban a ayudar a seguir adelante y comprendes que no, que por ahí no. Que no avanzas.

Cuando destronas al ego, te amo.

Cuando te sientes libre, te amo.

Cuando decides destruir esos muros que fueron infranqueables un día y que hoy comprendes que eran eso, muros. Cuando dejas atrás y dentro de ellos, encerrado para que no vuelva a hacer daño a ti, ni a nadie, a tu peor versión. Esa que no tenía ni idea porqué hacia lo que hacia; aquel daño que hizo, a ti mismo el primero.

Te amo cuando decides crecer, aprender el modo de hacerlo mejor y de hacérmelo mejor. A mi y a las mujeres que amaste antes que a mi y a las que amarás después. Porque la conexión, la verdadera conexión va desnuda de ego, de egoísmo, de tratos casi comerciales, de imposturas.

Te amo cuando eres capaz de conectar con tu centro, con tus pasiones, eso que le da más sentido y mas pulso a tus latidos.
Cuando se te acelera el pulso.
Cuando te excitas, te amo.
Cuando sonríes a los desconocidos,
cuando te despistas,
cuando desordenas el orden,
cuando lo vuelves a ordenar.
Cuando sonríes.

También cuando das un paso y luego otro y haces cosas que ensanchan el alma. Tu alma. Estoy enamorada de tu alma.

Cuando decides que respirar es motivo de agradecimiento y la luna y el sol y la tierra.

El Olor a tierra y hierva recién cortada.

Y que aunque estés dentro del sistema, eres capaz de montarte tu espacio, tu hogar: Una burbuja en la que el oxigeno no está contaminado, ni lo estará nunca, porque no estas solo; estas contigo.
Y si estas fuera del sistema, también te amo, porque tendrás que aprender el doble para sobrevivir no siguiendo el camino establecido por otros, sino por ti.

Te amo

Finanzas, Amor y Éxito

¿Sabes que? Me encanta la energía y he llegado a la conclusión de que hay dos energías que mueven el mundo. La energía del Amor y La energía del Dinero. Amo el dinero, el dinero es maravilloso, tiene la misma capacidad que el amor si sabes usarlo a tu favor y al de los demás. El Amor y el dinero es una de las cosas maravillosas que se nos brindan para que decidamos hacer con ellas lo que mejor sepamos, porque hay que saber, hay que estudiar, aprender. Desarrollo financiero, no sólo el personal y ganarás el doble de conocimiento y de energía. Lo que pasa es que nadie nos lo había dicho en la escuela, ni en casa tampoco. Desarrollo Personal para el Amor y Desarrollo financiero para el dinero. En eso último ando metida ahora y te amo mientras estudio y comprendo que acabo de empezar a aprender de que va esto de la vida y ya se me están acabando los 36. De todos modos, te amo aunque me den miedo los 40 y me suenen a vieja, yo que aún me siento una niña y una mujer cuando quiero, pero se que si consigo alinearme conmigo, con mi alma y mis pasiones me dará igual mi edad, porque lo importante es vivir y vivir en el buen sentido de Sentir.

Te amo cuando amas a los animales,
a los demás
y a ti
y cuando quieres que este mundo sea un lugar mejor
y decides apagar la tele y encender la vida.

Te amo cuando te conviertes en hogar, unas veces para otros y otras para mi; mi hogar.

Y cuando decides amar sin condiciones, sin esperar nada a cambio (esa regla matemática que sucede por si misma cuando te amas).

También te amo cuando llegas a la conclusión que igualdad va de género humano. Y que no todos los hombres son iguales, ni las mujeres tampoco. Y que no estás en el bando “en contra de”, sino que has llegado a la conclusión que se aporta más en el de “a favor de”. Y que eres un ser completo y que yo y todos los que decidan aportarte para bien y tu aportarles a ellos, te son/te somos complementarios. Que no nos necesitas, simplemente, nos eliges.

Cada vez que sientes que tienes alma
y le agradeces a tu corazón lo mucho que hace por ti, como galopa pese a los disgustos que le has dado y le pides disculpas por no haberle agradecido antes, por no haberte dado cuenta de lo perfectamente que desempeña su función, el y tus demás órganos vitales. Y cuando te quieres decidiendo que alimentos consumir y te informas de que es sano realmente y que no.

De nuevo debemos salirnos del sistema y aprender. Re-aprender a comer, ese otro modo de amarnos a nosotros mismos.

 

Balance, Paige Bradley

Balance, Paige Bradley

Y cuando te enfocas en lo bueno, en lo que tienes y comprendes que lo tienes todo, que lo mismo te sobran cosas, pero que has llegado a la conclusión de que no te faltan. Y cuando me das mi espacio en tu vida y mi espacio en la mía porque lo necesito. Te amo cuando te da por endiosarme y subirme a las nubes. Nuestras nubes, esas desde las que vemos el mundo a nuestra manera y nos da igual como nos vea el mundo a nosotros. Juntos, nos convertimos en indestructibles. Cuando somos dos el mundo es un lugar mejor. Cuando trabajamos en equipo y también por separado, te amo. Cuando amas mis imperfecciones y no eres capaz de comprender que yo no. No me falta nada, me sobra.

Balance

Podría decirse que estoy en el medio del mar y que no tengo ni idea hacia donde remar. No me da igual. No. Sería una inconsciente si me diera igual. Además no se nadar. Lo mismo tengo que plantearme entrar dentro del sistema que he aprendido a despreciar sin censura y me alegro de que así sea, de modo que tendré que buscar el modo, si vuelvo a entrar, que me recompense. No solo yo a el. Porque una de las cosas que mas amo, a pesar de todo, de ti y de mi, es el equilibrio. Sin el, soy incapaz de amar.

Si quieres cambiar el mundo, Ama

 Ámate a ti misma. Ámate a ti mismo. Áma.

Si quieres cambiar el mundo ámate

y después, ama a los demás, y si quieres, ama a un hombre. Ama a todos los hombres que quieras. Ámate a ti, a ellos, ama al mundo, a la vida, a la tierra.

Una vez consigues amarte, serás incapaz de permitir entrar en tu vida a personas tóxicas o capaces de rasgar tu alma. Es de ti y de tus decisiones de quien te tienes que proteger.


“Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Ama al hombre cuya alma llame a la tuya con claridad. Al hombre que te ve. Al que tiene suficiente coraje como para tener miedo.

Acepta su mano y guíala suavemente hacia el fondo de tu corazón donde él pueda sentir tu calidez y descansar y quemar su pesada carga en tu fuego.

Míralo a los ojos. Encuentra a sus padres y abuelos y esas guerras donde sus espíritus lucharon en tierras lejanas, en tiempos remotos.

Encuentra sus dolores, peleas, tormentos, sus culpas sin juicio y déjalo todo ir. Suéltalo.

Siente su carga ancestral. Lo que busca es un refugio seguro en ti. Déjalo derretirse en su firme mirada sabiendo que no necesitas despejar esa furia, porque tienes útero;  una puerta profunda y dulce para lavar y renovar viejas heridas.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Siéntate delante de él, en la plena majestuosidad de tu feminidad, en el aliento de tu vulnerabilidad, en el juego de tu infantil inocencia, en las profundidades de tu muerte.

Invítalo a florecer suavemente entregada y permite que su poder masculino de un paso hacia ti y nadar juntos en el útero de la tierra en silencioso saber.

Y cuando se retire, porque lo hará escapando asustado a su cueva, reúne a tus abuelas en torno a ti. Envueltas en su sabiduría. Escucha sus tiernos susurros calmando tu asustado corazón infantil, invitándote a la quietud, y esperar pacientemente su retorno. Siéntate y canta junto a su puerta una canción de remembranza, de que puede calmarse una vez más.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

No engañes a su pequeño niño con astucias y artimañas y seducción y brujería, sólo para dejarlo atrapado en una red destructiva de caos y odio mas terrible que todas las guerras que pelearon sus hermanos.

Eso no es femenino, es venganza, es el veneno del linaje corrupto del abuso de las eras, de la violación de nuestro mundo.

Eso no le da poder a la mujer, sino que la reduce mientras lo castra y nos mata a todos y si su madre no lo pudo sostener muéstrale una verdadera mujer ahora dale sostén y guíalo con tu gracia y profundidad ardiendo en el centro mismo de La Tierra.

No lo castigues por sus heridas que no responden a tus necesidades o a tus criterios. Llora dulces ríos por él. Lleva toda esa sangre de regreso a casa.

Si quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Amalo hasta desnudarte y sentirte libre. Amalo hasta abrir tu cuerpo y alma al ciclo de nacimiento y muerte.

Y agradécele la oportunidad mientras danzan juntos a través de furiosos vientos y bosques silenciosos.

Sé tan valiente como para ser frágil y déjalo beber de los suaves y embriagadores pétalos de tu ser.

Déjale saber que puede sostenerte, pararse y protegerte. Déjale caer en sus brazos confiando que puede tomarte aún si te han dejado caer miles de veces antes.
Enséñale a rendirse; rindiéndote y únete al dulce vacío del corazón del mundo.

cambiarSi quieres cambiar el mundo, ama a un hombre, realmente ámalo.

Anímalo.
Nútrelo.
Permítele.
Escúchalo.
Dale sostén.
Dale sanación y tú a cambio serás nutrida, sostenida y protegida en sus brazos fuertes y pensamientos claros y flechas apuntadas por que él puede, si lo dejas ser todo lo que sueñas.

Si quieres amar a un hombre; ámate a ti misma. Ama a tu padre. Ama a tu hermano, a tu hijo, a tu ex pareja, ama desde el niño a quien has besado por primera vez hasta el último por quien has llorado.

Agradece los regalos de tu camino hasta este encuentro con el que tienes frente a ti ahora y encuentra en él la semilla de todo lo que es nuevo y solar. Una semilla que puedes nutrir para ayudar a plantar y cultivar un nuevo mundo juntos”

Autora del texto: Lisa Citore

Texto en su versión original: http://lisacitore.com/poetry/if-you-want-to-change-the-world-love-a-woman-2008

Agradezco desde el alma, haberme encontrado con este escrito verdaderamente conciliador, de unión y conjunto, de humanidad, de avanzar hacia alguna parte, hacia el único lugar lógico hacia donde avanzar.

Avanzar juntos, no se me ocurre una mejor manera de avanzar.