Las Rosas no tienen corazón

Las Rosas no tienen corazón y tú o yo cuando me convierto en Rosa, tampoco.