5 Heridas Emocionales según Lise Bourbeau

No es lo mismo “ser valiente”, para alguien que no supone ningún desafío serlo. Que para alguien que tiene un miedo atroz a serlo. De hecho creo que valiente, sólo puede serlo quien lo es, a pesar del miedo atroz de “Atreverse a Ser”.

Si tu herida es la del ABANDONO

Tu mayor valor es desapegarte de depender de la compañía del otro y la necesidad de sentir el apoyo de los demás. Aprender a confiar en ti. Aprender a Amarte a ti

Si tu herida es la del RECHAZO

Tu mayor valor es exponerte a pesar de tu herida. No huir cuando lo sientas. Aprender a Amarte a ti
Si tu herida es la HUMILLACIÓN

Tu mayor valor es ocuparte de saciar tus necesidades sin sentir vergüenza por ello, atreverte a ser desde tu libertad y desde la libertad, a pesar de tu herida. Aprender a Amarte a ti

Si tu herida es la TRAICIÓN

Tu mayor valor es soltar el control. El victimismo busca culpables fuera. La Salida es hacia dentro. Hacerte cargo de ti desde la responsabilidad personal. Confiar a pesar de tu herida. Aprender a Amarte a ti.

Si tu herida es la INJUSTICIA

Tu mayor valor es aceptar lo imperfecto como perfecto, poner a andar tu mundo emocional y sensible. No se te aprecia por lo que haces, sino por lo que eres y no eres un robot. Atrévete a ser maravillosamente humano a pesar de tu herida. Aprende a Amar tu humanidad y a ti. Verdad+Era+Mente, a ti.

Las frases introductorias son deducciónes mías, pero la autora y quien dio nombre a estas cinco heridas emocionales es Lise Bourbeau.
Junto con demás disciplinas y herramientas, uno puede ir construyendo su ruta de sanación.


Un resumen general puede ser:

Sobrevivir desde el Ego vs Vivir desde la Esencia -          

Powered by Vcgs-Toolbox

Se que es difícil estar siempre en esencia, pero se trata de conseguir estar el mayor tiempo tiempo posible en y desde ella.

Cada uno usamos mascaras y disfraces que nos ponemos (inconscientemente), como estrategia para sobrevivir, y es bastante probable, que una vez nos quitemos (con consciencia) el disfraz, y las mascaras desde las que interpretamos el mundo, empecemos a vivir.

Tú no eres tu Herida

Hacer consciente este tipo de información, puede ser el detonante para decidir cambiar la historia que te contabas y en la que casi siempre salías perdiendo tú. No se trata de encontrar culpables, en realidad cada uno lleva sus máscaras, se trata de hacer consciente que llega un día, en el que podemos iniciar el trabajo de quitárnoslas.

Y tú, cuéntame en los comentarios. ¿Te has sentido identificado con alguna de estas heridas?

Te gusto? Haz que se note

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimento legal, he leído y acepto la Política de Privacidad.
Información básica sobre protección de datos:
• Responsable: Lucia Celis
• Finalidad: responder a tu comentario en caso preciso. Controlar el spam y gestión de comentarios
• Legitimación: tu consentimiento a través de este formulario.
• Destinatarios: No ofrezco tus datos a terceros, salvo por obligación legal.
• Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
• Info adicional: todos los enlaces disponibles al pie de esta página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.